PINTORES ECUATORIANOS

 

PINTURAS Y ESCULTURAS

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

 

ARTE ECUATORIANO

 

 

ANIBAL VILLACÍS

CAMILO EGAS

ENRIQUE TÁBARA

EDUARDO KINGMAN

ESTUARDO MALDONADO

JORGE ARTIEDA

LUIGI STORNAIOLO

MARIA VERÓNICA LEÓN

MARCELO AGUIRRE

OSWALDO VITERI

OSWALDO GUAYASAMÍN

VOROSHILOV BASANTE

 
 

 

UREÑA RIB

PICTÓRICA

ABSTRACCIONES

ALEGORÍAS

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

DIBUJOS

FIGURACIONES

FORTUNA

IMÁGENES FULGURANTES

ONÍRICA

LITÚRGICA

LÚDICA

ORÁCULOS

OBRAS

ÓRFICAS

OTOÑO

DADORAS

NINFAS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

 

UREÑA RIB

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

 

 

ABSTRACCIONES

AMAZONAS

ANATÓMICA

CRISÁLIDAS

DADORAS

DIBUJOS

DESNUDOS

FIGURACIONES

FORTUNA

LITURGIAS

LÚDICA

METAMORFOSIS

MISTERIOS SALINOS

NINFAS

ONÍRICA

ORÁCULOS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

RETRATOS

 

ARTE DEL ECUADOR

 

MARCELO AGUIRRE

O LOS DEMONIOS DE LA CREACIÓN

CARMEN ELENA KINGMAN

 

 

Pintura al óleo del ecuatoriano Marcelo Aguirre

 

 

 


Los vínculos


Hallo en Marcelo Aguirre (Quito, 1956) un aire de "enfant terrible" que, estoy seguro, no lo perderá nunca. El mismo que se agitaba sobre él por los setenta en sus asiduos peregrinajes por el centro prieto de Quito, decorado por paseadoras, malandrines, orates, mendigos, burócratas, mercachifles, vagamundos, seres, en fin, desarraigados de una ciudad que alguna vez fue suya. O aquel que presentí cuando el artista apenas era un niño (me une una antigua amistad con su familia paterna). Su mirada se mantiene idéntica: clara, metálica, desafiante, pero abrumada de asombros, incertidumbres, perplejidades, apretada por la magia de la vida que para Aguirre es fuente de todo gozo, de todo error, de toda angustia, de amor sereno a veces, pero más, mucho más, de sorna vengativa otras. Es la mirada de quien se maneja con ese indiscutible coraje de los que viven empujados por un miedo medular. Es aquella que atraviesa el celofán del vacío ­una de las obsesiones de Aguirre: su cautiverio y su liberación­ por entre unas láminas de tol de una escultura suya en la esquina de un catálogo de su muestra en la I Bienal Iberoamericana, Lima, 1997, denotante de vértigos, ansiedades, desamparos, (rabia enmascarada, desvarío) y también de valor, el del jaguar hambriento listo a saltar sobre su presa: la humanidad. ¿Qué significación tiene ésta para Aguirre? ¿Está el pintor en su contra; siente piedad por ella; trata de enjuiciarla, repudiarla, resistirla? Creo que Aguirre no se ha formulado estas interrogantes y, por consiguiente, no ha tentado resolverlas. Allí quedan impregnadas en su obra: óleos, dibujos, esculturas, performances, representaciones, como golpes de sangre que se llaman emociones, sensaciones, pulsaciones, voliciones, instintividades, reyertas imperiosas, en fin, de unos significados encaramándose sobre otros, sobrepasándose, violándose, mutilándose, degradándose. Por cierto, esto no expresa que el arte de Aguirre carezca de sentido, peor aún de contextualización. Su creación (incluidos algunos versos inficionados de lacerante soledad) es un arsenal denunciatorio y execrador de una humanidad vaciada de valores, de asideros, de horizontes, devenida en un amasijo de mutantes que pululan a diario por los gigantescos y cada vez más sofisticados mercados en busca de venerados objetos que les otorguen status. "El domador ha colocado su cabeza / en la boca del león / yo / he puesto solo dos dedos / En el gaznate del Mundo Elegante. / No ha tenido tiempo de morderme; / Simplemente / ha vomitado rugiendo / un poco de bilis de oro, / que tanto aprecia...".


Carmen Elena Kingman

Aguirre se muestra en diferentes etapas de su vida artística y se mantiene en continua búsqueda, afirmando: "porque no he muerto. Porque apenas empiezo porque busco y no encuentro". Es una artista contemporáneo porque asume y transmite las influencias humanistas de una época, el arte en los años 30, constituyendo parte de un grupo generacional de artistas comprometidos que han sido partícipes de la vid urbana de cambios y contradicciones, con una tendencia expresionista como son Velarde, Rosero, Viver, Stornaiolo, Cueva
La época en que se hace el artista no lo deja indiferente, época de grandes convulsiones sociales en donde al sociedad tiende a polarizarse en dos grandes conflictos: la lucha por el bienestar de la humanidad y la naturaleza o por su contrario el deterioro de la humanidad. Aguirre evoca así a la condición humana: el hombre en su soledad, en su abandono, en la protesta iracunda, en la bestia.
Sus formas de expresión estética están en función del contenido, así el expresionismo abstracto ­que es una constante en su obra- lleva su sello, "su propia intencionalidad expresiva".
 

 

 

MARCELO AGUIRRE

Nació en Quito, Ecuador, en 1956. Realizó estudios en el Taller de Eduardo Serna, Argentina; en la Universidad Central de Quito, y en la Escuela Superior de Artes de Berlín donde fue becado por el Instituto Alemán de Intercambios entre 1983 y 1984.

Su obra pictórica aborda la condición existencial del desgarro, la enajenación y la soledad del hombre contemporáneo, expresada en el libre tratamiento de la materia y el color. Trabaja una figuración sugerida que parece emerger de una pintura sumamente orgánica.

Ha expuesto en importantes galerías y museos, entre los que se destacan: Instituto Iberoamericano, Bonn, RFA (1985); Museo de Arte Moderno de Cuenca (1987); II Bienal de La Habana (1986); XIX y XXII Bienal de Sao Paulo (1987 y 1994), y I, II y V Bienal Internacional de Pintura, Cuenca, Ecuador (1987, 1989 y 1996). Ha obtenido, entre otros, los siguientes reconocimientos: Premio Julio Le Parc, de la II Bienal Internacional de Pintura de Cuenca, Ecuador (1989); Premio Marco, Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, México (1995), y Segundo Premio de la Bienal de Pintura de Osaka, Japón (1997).

 

 

 

 

 

 

 

 

  Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
 free hit counter