UREÑA RIB
 

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

UREÑA RIB

 

 
PINTORES DOMINICANOS

 

 

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

AMABLE STERLING

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

AURELIO GRISANTY

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CLARA LEDESMA

CARLOS HINOJOSA

DANILO DE LOS SANTOS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELIGIO PICHARDO

ELVIS AVILÉS

ELIU ALMONTE

FABIO DOMÍNGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ RAMIREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JUAN MAYI

JOSEP GAUSACHS

JORGE SEVERINO

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

MANOLO PASCUAL

ORLANDO MENICUCCI

PAUL GIUDICELLI

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SILVANO LORA

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

SOUCY DE PELLERANO

TONY CAPELLAN

VICENTE PIMENTEL

 

LITERATURA

 

 

ABELARDO VICIOSO

ABIL PERALTA AGUERO

AÍDA CARTAGENA PORTALATÍN

ANDRES BELLO

ANDRES L. MATEO

AMADO NERVO

ANTONIO FERNÁNDEZ SPENCER

AVELINO STANLEY

BERNARDO VEGA

CARLOS FUENTES

CHIQUI VICIOSO

EMILIO CORDERO MICHEL

EMILIO RODRÍGUEZ DEMORIZI

EDUARDO GALEANO

EFRAIM CASTILLO

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

ERNESTO SÁBATO

JEANNETTE MILLER

JOSÉ ALCANTARA ALMÁNZAR

JOSE CHEZ CHECO

JOSÉ MÁRMOL

JUAN DANIEL BALCÁCER

JUAN BOSCH

JUAN RULFO

JUAN JOSÉ ARREOLA

JUNOT DÍAZ

LAURA RESTREPO

LUPO HERNÁNDEZ RUEDA

MANUEL DEL CABRAL

MANUEL RUEDA

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

MARÍA UGARTE

MATEO MORRISON

NORBERTO JAMES

HILMA CONTRERAS

FABIO FIALLO

FRANKLIN MIESES BURGOS

FERNANDO VALERIO HOLGUIN

JOSÉ RAFAEL LANTIGUA

JORGE LUÍS BORGES

JUAN JOSÉ ARREOLA

JULIA ÁLVAREZ

JULIO CORTÁZAR

JUAN BOSCH

FEDERICO HENRÍQUEZ GRATEREAUX

FERNANDO UREÑA RIB

FRANKLIN MIESES BURGOS

GABRIEL GARCIA MARQUEZ

HORACIO QUIROGA

MANUEL DEL CABRAL

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

MANUEL RUEDA

MANUEL VALDEPEREZ

MARIO BENEDETTI

MARIO MONTEFORTE

MARIO VARGAS LLOSA

MÁXIMO AVILÉS BLONDA

MARTA TRABA

MIRIAM VENTURA

OCTAVIO PAZ

RAFAEL HERRERA

RAFAEL DÍAZ NIESE

PABLO NERUDA

PEDRO GRANADOS

PEDRO RENÉ CONTÍN AYBAR

PEDRO HERNRÍQUEZ UREÑA

PEDRO MIR

PEDRO PEIX

RITA INDIANA HERNÁNDEZ

SALOME UREÑA

SERGIO PITOL

 

 

 

 

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL ABRAZO

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA VENUS DE TABOGA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

 

ARTE DOMINICANO
 

FERNANDO UREÑA RIB

TRES MISTERIOS SALINOS

PEDRO MIR

 

 

 

 

ÓRFICA

 

Mediaba la tarde. La hora tiene singular importancia, ya que de ella dependía la calidad de la luz. Se trataba ni más ni menos que de la obra sobresaliente de Fernando Ureña Rib. El título: Oceánica. Y la luz: ideal, porque al mediar la tarde desaparecen los contrastes bruscos que trastornan las modulaciones de los matices. Los ingleses la llaman "la hora del té" y por cierto adquirió entonces el té cierta entonación ambarina que sin duda alteró de manera excitante la tonalidad de su sabor. Pero ¿cómo traducir a términos verbales la tonalidad del color?
Sucedió lo mismo con aquella maravillosa pintura. La luz tenía calidad pastosa, como la de ciertos rumores, y una especie de temperatura corporal no menos que oceánica que le insuflaba a las formas una especie de sensualidad dolorosa. Pero ¿cómo traducirla a términos verbales sin que la fruición interior se convierta en gramática exterior?

II


Fernando es un pintor de una madurez y de una modernidad impresionantes. Primero por la seguridad y la gracia del dibujo. Luego por la pureza y el lirismo del color. Y finalmente por una técnica bastante alejada ya de sus orígenes y sus influencias magistrales. Tal vez hay una resonancia, o parentesco más verbal que pictórico, con el surrealismo, acaso por sus referencias oníricas. Y si en las aplicaciones a la tela tal vez se encuentra alguna evocación de su maestro, Colson, hay que hacerla notar porque de otra manera no se vislumbra. Ahora el maestro es él. Las visiones oníricas son las de un mundo profundamente original y único.

Representa una glorificación de las formas dentro de un contexto submarino como puede serlo el de una poesía amorosa en un contexto urbano. Las formas se envuelven y desenvuelven sin retórica, sin discurso, sin anécdota, totalmente despojadas de conceptualidad, sin esencias, solo como existencias puras, como lo que fueron en un instante, una vibración de una espiritualidad ardiente y sensual.

Solo a veces se intuye algo que evoca la vorágine íntima del caracol o la superficie externa de las conchas. A veces el movimiento de las corrientes oceánicas. Y la única orientación del gozador es la onda rítmica esa cadencia de la línea y del color, que es como el soporte delirante de cada cuadro.
Por supuesto se trata del ritmo visual, no del ritmo sonoro, con toda la musicalidad que domina el conjunto.



III


Hay quien rechaza el concepto de "exploración" en el supuesto de que si se tiene algo que decir, la forma viene dada automáticamente. Pero en la obra de Fernando Ureña Rib hay una actividad exploratoria que bien podría ser, no necesariamente la de los mundos oceánicos, pero sí la de un mundo próximo a manifestarse cuando irrumpa el siglo venidero.


Es posible que la obra de arte acentúe su emancipación respecto de todo ingrediente anecdótico inmediato, si la frustración artística en la que se sumerge el presente siglo (a partir delArte conceptual) se refleja en la obra de los jóvenes pintores.
D' Alembert, el enciclopedista dieciochesco, sostenía que los siglos exponen su propio semblante cuando llegan a medio camino. Y si esa es una norma real, la primera mitad va a registrar el desenlace de ese delirio exploratorio que constituyó el arte abstracto, como rasgo característico de la pintura del siglo veinte. Podría ser que entonces el arte manifestara su naturaleza esencialmente concreta, pues no solamente visible y palpable propia de toda obra de arte, sino que inevitablemente se refiere a una situación concreta. Y si ese es el caso, la pintura de Ureña Rib constituye, ya hoy, una visión rotunda de la pintura del siglo inmediato. Tal vez esta obra sea el anuncio de un repertorio de formas que constituirán el vehículo de la comunicación pictórica en los tiempos venideros.


Ojalá que así sea. No solo par la gloria de su país, sino también para la de aquellos que nos regocijamos con el esplendor de los muchos aspectos perdurables de su pintura.

 

 

Pedro Mir. Poeta Nacional de la República Dominica.


 

FERNANDO UREÑA RIB 1951

 

Nació en la Romana, República Dominicana el 21 de marzo de 1951. Inició sus estudios de pintura en la Escuela de Bellas Artes de San Francisco de Macorís en 1963 obteniendo una beca del Estado para continuar sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1968, donde concluye con talleres de pintura al óleo y pintura mural bajo la guía del maestro dominicano de la pintura, Jaime Colson.

Se recibe de Bachiller en Filosofía y Letras en 1968 y realiza estudios de lenguas extranjeras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Ureña Rib donde aprende Inglés, Francés, Alemán e Italiano.

Durante 1973 y 1974 reside en España y realiza extensos viajes de estudio por Europa Central y el Norte de Africa. Con el aval del insigne escritor español, don Gregorio Marañón, exhibe en el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid y en los homólogos institutos de Barcelona y Soria y en el Museo de Bellas Artes de Málaga. En Europa estudia técnicas de pintura flamenca y Veneciana.

Desde 1975 Fernando Ureña Rib exhibe sus obras en museos y galerías de Europa, sobresaliendo las exposiciones presentadas en el Deutsche Bank, de Bonn, Alemania en 1982 y la muestra del 12 de Octubre de 1988 en el Istituto Italo Latinoamericano de Roma, a la que asiste en pleno el cuerpo diplomático y altos dignatarios de la Iglesia.

En 1977 recibe una invitación del Departamento de Estado de los Estados Unidos para conocer los Museos e Institutos de Arte mas importantes de ese país.

Ureña Rib ha sido curador del Museo de Arte Moderno de Santo Domingo y Presidente del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos donde realizó una intensa tarea cultural, de re estructuración interna y de relaciones públicas. En esa ocasión presentó mas de veinte exposiciones individuales de artistas dominicanos importantes.

Ureña Rib ha publicado cuentos: FÁBULAS URBANAS, Y el libro monográfico DECIR LA PIEL, O LAS DISCRETAS ORGÍAS DEL SILENCIO.

Es miembro de AICA, (Asociación Internacional de Críticos de Arte, con sede en París) y de la AIAAP, (Asociación Internacional de Artistas Plásticos). Ha escrito colaboraciones críticas para los periódicos Ultima Hora, Listín Diario, El Siglo y El Caribe y para las revistas Art Nexus y Artes en Santo Domingo.


 

 

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
free hit counter