UREÑA RIB

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

 
ARTE LATINOAMERICANO

 

LA PINTURA FIGURATIVA DE

FERNANDO UREÑA RIB

MARIANNE DE TOLENTINO

 

 

 

 

 

 

POR LOS CAMINOS DEL ONIRISMO

Durante años, Fernando Ureña Rib no dejó de volver internacionalmente al realismo, a través del retrato real o imaginario, rostros (incluyendo a un esporádico autorretrato), bustos o medios cuerpos, figura aisladas a veces combinadas con follaje o en pareja repentinamente, reminiscencia soterrada de Adán y Eva. Es probable que, tanto en el dibujo como en la pintura, él no abandonará totalmente esa tendencia, de la misma manera que, "convertido" al abstraccionismo, emprenderá retornos ocasionales a la figuración.

Nos consta que el artista, siendo uno de los más duchos en el oficio entre los pintores dominicanos, se complace en probar de nuevo la docilidad de la mano y de la inspiración. Sin embargo, la pasta y el temperamento siempre están allí para la receptividad perceptiva como aspecto de la representación. Recuerdo las afirmaciones de León Degand: "A las fuerzas que líneas, formas y colores producen según el objeto representado se agregan las fuerzas que esas líneas, formas y colores producen entre sí, w3tún las relaciones de los objetos entre ellos. " Para tomar el ejemplo más sencillo, el impacto de áreas y manchas de color luz es mayor en la confrontación de una muchacha joven con ramilletes de hojas, que en la asociación de dos personajes, concentrándose entonces más la atención del pintor en los rasgos físicos de ambos, en sus expresiones introspectivas.

Al mencionar la palabra "introspección" abordamos simultáneamente los mundos interiores que sugieren las fisionomías absortas de ciertos protagonistas y los mundos interiores del propio artista o más bien sus necesidades interiores. Esa incursión de la intimidad psicológica e intelectual, de los sentimientos y de la fantasía se traduce en la obra de Fernando Ureña Rib, por u tipo de discurso onírico, emitido hasta el 1986 aproximadamente, y que constituye el cimiento de la producción ya madura.

Esa liberación psíquica instrumenta la liberación plástica: surge mutaciones y metamorfosis, superposición y multiplicidad de una misma figura en el espacio. El artista, supo siempre titular su propia creación. Lo hizo refiriéndose a su prolongada etapa onírica. "Los Caminos de Evasión", denominación significativa de su primera época real imaginaria que le llevó hasta "Las Puertas del Sueño", título de la muestra presentada en el Deutsche Bank de Bonn en 1982. La crítica alemana receptiva captó dentro de los límites impuestos al análisis en la prensa europea, los atractivos conjugados de técnicas, atmósfera y simbolismo: "El tema de Ureña Rib se centra entre las fronteras de lo consciente y lo inconsciente, de la pesadilla, de los movimientos síquicos del interior del hombre. Ese inconsciente está repleto de imágenes simbólicas, pájaro y mujeres por ejemplo, en series completas". (Annelie Pohlen, Bonner Rundschau)

Dos temas recurrentes dominan en las secuencias oníricas: la figura humana y las plantas. Pueden ser motivos únicos o combinarse. Un tercer centro de interés surge esporádicamente, el ave. Ahora bien, cual sea la variante temática las relaciones especiales se asemejan y constituyen, en cuanto a estructuras y composiciones, la principal búsqueda gráfica y plástica . El dinamismo se manifiesta a través de formas a la vez sólidas y fluidas, penetrantes, compenetradas y yuxtapuestas.

El movimiento puede llegar en sus defectos ópticos a la descomposición y a la simultaneidad de un mismo elemento, vegetal o anatómico. El ritmo se modula según distintas líneas de fuerza. El espectador es arrastrado perceptivamente en distintas direcciones, hacia el espacio exterior, el centro del cuadro, la vibración de la imagen o trayectoria curvada. Las corporeidades se multiplican, se fragmentan, se persiguen, se desparraman, se trasforman. A menudo las formas cubren la totalidad de las superficies, pero cuando se disocian el fondo y los motivos observamos el fenómeno de una atmósfera igualmente animada y dotada de energía vital, jugando entonces la luz, el color y su aplicación, una función preponderante.

MARIANNE DE TOLENTINO

 

 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: June 04, 2013