FERNANDO

UREÑA RIB

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

DEL LIBRO DECIR LA PIEL

 

CUENTOS

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS

 

ARTISTAS DOMINICANOS

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

AMABLE STERLING

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CLARA LEDESMA

CARLOS HINOJOSA

DANILO DE LOS SANTOS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELIGIO PICHARDO

ELVIS AVILÉS

ELIU ALMONTE

FABIO DOMÍNGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

HILARIO OLIVO

IVAN TOVAR

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ RAMIREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JUAN MAYI

JOSEP GAUSACHS

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

MANOLO PASCUAL

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SILVANO LORA

TONY CAPELLAN

VICENTE PIMENTEL

 

 

ARTE DOMINICANO

 

LA EXPLORACIÓN INTENSA DE

ADA BALCÁCER

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

ADA BALCACER

 

No se puede mirar a las pinturas de Ada Balcácer con indiferencia. Resplandecen. Algo en ellas le hala, le succiona y es preciso acercarse, tocarlas, meter la nariz en la urdimbre de hechizos con los que ella conjura maleficios y aleja malos espíritus. Desde detrás del lienzo aparecen promontorios, hondonadas, rasgaduras, intaglios. Usted advierte que hay algo de ritual en sus gestos pictóricos.

No es posible el letargo. Alerta, usted hurga esas texturas y descubre que hay una sucesión de capas delgadas de color que se superponen y atrapan la luz desde distintos ángulos. Son redes que le atrapan en una especie de embrujo. ¿Cómo es posible que el color se transforme ante sus mismos ojos? El secreto es la luz. O más bien, la magia de la luz. Ella domina el tema que estudia desde sus días tempranos, desde esa adolescencia tumultuosa y lejana que le acechaba en las riveras del Sur. Es la luz, que enceguece y cautiva, que cambia y se transforma sin dejar de ser ella misma. 

Ella desintegra el color en partículas que se subdividen o en trazos adyacentes y contrapuestos que van formando una intrincada madeja, un haz luminoso.

Es verdad que ya se fue de la isla, se fue de entre nosotros esa hada luminosa que conjuraba maleficios. Ada Balcácer vive ahora en South Beach, en la Florida,  rodeada por los bártulos de su taller. Allí Ada no cesa de descubrir, de inventar, de arar sus lienzos y sembrarlos como si fueran surcos. Todo lo que ella siembra busca la luz, como semillas ávidas, urgidas. Siempre buscando en su obra esa luz apasionada e intensa que es capaz de conjurar maleficios y ahuyentar malos espíritus. 

Así, resuelta y eficaz, la pintura de Ada Balcácer resplandece, aún desde lejos. porque ella se adueña de sus espacios y los reconstruye milímetro por milímetro y sin embargo, no parece su obra el producto de una racionalización de ese espacio sino la espontánea y creativa aventura de la forma misma, de trazos, sombras y gestos sugieren. 

Hablamos pues de la pintura de una mujer que ha sabido luchar y sobreponerse a la adversidad, a la cotidianeidad y a la indiferencia mediocre del medio circundante y así, afincada sobre una torpe estructura de rituales burocráticos, ella se yergue altiva y eleva sus banderas (Porque cada pintura de Ada Balcácer es como una bandera, como un estandarte) y señala el camino que han de seguir las nuevas generaciones del arte latinoamericano.

 

 

FERNANDO UREÑA RIB 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: May 04, 2013

 

 

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

© Latin Art Museum 2006.
free hit counter