Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

 

CUENTOS

 

LIBROS DE UREÑA RIB

A

ARTISTAS DOMINICANOS

RTE DOMINICANO

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

AMABLE STERLING

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CLARA LEDESMA

CARLOS HINOJOSA

DANILO DE LOS SANTOS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELIGIO PICHARDO

ELVIS AVILÉS

ELIU ALMONTE

EUGENIO FERNADEZ GRANELL

FABIO DOMÍNGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ RAMIREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JOSÉ VELA ZANETTI

JUAN MAYI

JOSEP GAUSACHS

JORGE SEVERINO

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

MANOLO PASCUAL

ORLANDO MENICUCCI

PAUL GIUDICELLI

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SILVANO LORA

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

SOUCY DE PELLERANO

TONY CAPELLAN

VICENTE PIMENTEL

 

 
 

ARTE DOMINICANO

 

LA NARRATIVA Y LA OBRA PICTÓRICA DE

 FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

 

 

 

LIBIA

 

 

Conocí a Libia. Tenía el rostro cansado y parecía dormitar con los ojos abiertos. Sus dedos no habían perdido la memoria y se entretenían en avanzar mecánicamente las cuentas de un rosario, mientras sus labios musitaban algún nombre sagrado. Estreché sus manos temblorosas y aún así no lograba distinguirme. No sé si ella contemplaba los cegadores resplandores del desierto o su mundo interior.  Se veía horrorizada. La tía Argelia, quien la visitaba, permanecía sentada a su lado, con el rostro cubierto, sin pronunciar palabras. 

-      Soy Aníbal, le dije, el gran cartaginés.

-      No te recuerdo.

-      Obligué a los del Imperio Romano a retractarse.  Quizás pueda ayudarte ahora.

-      Vete, Aníbal. El dolor es un inmenso desierto.  Te enloquecerá el delirio y te hundirás en su pozo de fuego,  en sus arenas secas y estériles, te envenenará su aire asfixiante y el olor de la muerte.  La gente huye y se dispersa. Vete.

-      Puedo restaurar la unidad, aglutinar tus fuerzas.

-      No. Se repartirán la tierra y sus tesoros, lo sé.  Es lo que quieren,  lo único que les importa.  La vida de la gente no vale nada.- Lo dijo con una amargura irrebatible. 

-      Sé de camuflajes, de estrategias y de ardides.  

- La guerra es siempre un engaño. Es muerte que se compra y que se vende. 

- Solo quienes saben manipular verdades y mentiras se hacen del botín. Nuestra victoria te hará olvidar la pesadilla.

-      Ni lauros ni lágrimas pueden limpiar el horror de la guerra.  Estoy desgarrándome por dentro.  Te ruego que te marches, Aníbal. Quiero morir en paz.

La tía Argelia se levantó, me tomó del brazo y me llevó a la puerta.

-      Vuelve a Bitinia, Aníbal.  Hace tiempo que has muerto.

 

FERNANDO UREÑA RIB


Fernando Ureña Rib No se repite ni rompe con su pasado pictórico. Manteniendo un estilo y una imagen inconfundibles, el suma las etapas anteriores en un extraordinario enriquecimiento plástico. Una paleta exquisita "instrumenta" racimos de formas. Formas superpuestas, contiguas. Formas en evolución , configuradas dentro de una mayor o menor complejidad. Prominentemente orgánicas, pero con un subyacente toque de geometría.

MARIANNE DE TOLENTINO

______________________________

El Listín Diario. Diciembre de 1987. Santo Domingo.

La serie de desnudos estroboscópicos de Fernando Ureña Rib describe con elocuencia movimientos en el espacio. Son espacios sicológicos, no solo físicos. El espectador es confrontado simultáneamente con imágenes que se funden en una continua superposición de imágenes fugaces que se mueven en la misma progresión musical del staccato y se produce en él el perturbador efecto de un proyector de películas de cine cuyas imágenes van quedando lentamente paralizadas.

Steven Kaplan. Art Director Altos De Chavon. 1982


Los cuerpos femeninos de Fernando Ureña Rib (desde hace muchos años un virtuoso de la anatomía) sugieren un florecimiento del equilibro. Proyectan la belleza física con una perfecta naturalidad y a menudo se convierten en ejemplos de la arquitectura corporal.

A la vez entidades formales y cromáticas, espontáneamente sensuales, más que lúdicamente eróticas, brindan la iconografía de un organismo vivo, de la vida en La estilística del pintor, tan suelta y amaestrada al compás de conocimientos y de oficios se pasea, alternando e integrando elementos del pos impresionismo, del expresionismo y del futurismo con un trasfondo de sólido realismo.

Ello propicia un ritmo interior de toques y de tonos, que suscita la vitalidad, percibida, leída, disfrutada por el contemplador. El desnudo, magistralmente interpretado, de Fernando Ureña, sugiere y requiere distintas miradas. En la pintura italiana reciente, hay dos corrientes, la transvanguardia y la "pittura colta". Ese deslinde conviene también a otras latitudes como la nuestra, donde el desnudo de Fernando Ureña Rib pertenecería entonces a la "pintura culta". clímax de la armonía y la animación.

Marianne de Tolentino


En su trabajo Fernando Ureña Rib explora la estructura secreta de las formas de la naturaleza. Fernando Ureña Rib y la unidad de esa relación con el cuerpo humano. Esta exploración es muy intensa. Sus pinturas son simultáneamente apacibles e inquietantes. Tienen el poder de seducirnos.

Beatrice M. Ingram. Boston, 1984


La curva, el lustre, la vítrea transparencia y la pátina nos invitan a tocar, a acariciar, a penetrar en los gratos submundos de Ureña Rib. Las imágenes en movimiento incesante de Fernando Ureña Rib nos turban profundamente. Son esculturas perpetuas del espacio. Espacios abiertos, desdoblados, contorneados, proyectados, que se esfuman o se transparentan.

Un mundo de formas rondas, pulidas, finitas e infinitas, abiertas que se traslapan sobre una multiplicidad de dimensiones, pero todas moviéndose en torno a un sentido: el tacto. Un mundo onírico siempre fluido, refrescante, libre de ataduras y fronteras, más allá de los límites y de los cánones.

Sus figuras se enlazan y se alzan como una pareja desnuda que volara a cielo abierto sobre los lomos de un caballo alado. Los colores se despojan imperceptiblemente de sus gamas. Como en el tiempo, la transición es permanente. 

Danielle DeGarie, Escritora. Montreal, Julio de 1990

 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: June 01, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

© Latin Art Museum 2006.
 free hit counter