ARTE VENEZOLANO

ARMANDO REVERON

ARTURO MICHELENA

CARLOS CRUZ DIEZ

CRISTOBAL ROJAS

ELSA GRAMCKO

ENRIQUE SARDÁ

EUGENIO ESPINOSA

FERNANDO IRAZABAL

FRANCISCO HUNG

HUMBERTO JAIME SÁNCHEZ

ISBECIA LLAVANERAS

JOSÉ CAMPOS BISCARDI

JESÚS SOTO

JOSÉ MARÍA CRUXENT

JESÚS SOTO

LUISA RICHTER

LUIS BARRETO

MARISOL

MANUEL MÉRIDA

MANUEL QUINTANA CASTILLO

MERCEDES PARDO

OMAR CARREÑO

OSVALDO VIGAS

QUINTANA CASTILLO

 

 
 

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

 


 
 
PINTURA VENEZOLANA

 

LA OBRA PIONERA DE

CRISTÓBAL ROJAS

Fernando Ureña Rib

 

 

 

 

Cristóbal Rojas es uno de los pioneros de la plástica venezolana, junto a Arturo Michelena y al venerable abuelo del arte venezolano, Martín Tovar. Antes de esos notables, el arte venezolano se limitaba a la contemplación exaltada del paisaje. Rojas nació de una humilde familia en Cua, en 1858 y Arturo Michelena, de más acomodada cuna, nació en Valencia, en 1863. Coinciden en París y comparten la misma buhardilla y los dos figuran como discipulos de Monsieur Laurens a finales del siglo diecinueve.

 

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

CRISTÓBAL ROJAS

Nace en Cúa (Estado. Miranda) el 15.12.1857
Muere en

Caracas el 08.11.1890


Es junto a Arturo Michelena, uno de los más importantes pintores del siglo XIX venezolano. Fueron sus padres el médico Cristóbal Rojas y Alejandra Poleo. Los primeros estudios los realizó bajo la tutela de su abuelo José Luis Rojas, quien estimuló su vocación para el dibujo. Al fallecer su padre y debido a su condición de hijo primogénito, se vio en la necesidad de entrar a trabajar en una fábrica de tabaco para ayudar económicamente a su familia (1870). Como consecuencia del terremoto que en 1876 asoló la región, Cristóbal y su familia se dirigieron a Caracas en donde no obstante prosiguió sus estudios de pintura. Durante este tiempo asiste a las clases de José Manuel Maucó en la Universidad Central de Venezuela. En 1881, realiza sus primeros óleos Ruinas de Cúa y Ruinas del templo de la Merced, los cuales representan el desastre sufrido por Cúa en 1876. Ese mismo año, conoce a Antonio Herrera Toro, quien le ofrece un trabajo como ayudante en la decoración de la catedral de Caracas.

En 1883, la presentación en el Salón del Centenario de su lienzo La muerte de Girardot en Bárbula, le hace merecedor junto a Arturo Michelena de la medalla de plata. Además de este galardón, el gobierno le confirió una pensión de 50 pesos al mes, para estudiar en Europa. A mediados de 1884, entabla amistad en Párís con Emilio Boggio, por cuyos consejos se inscribe en la Academia Julian. Un año después se le une en la capital francesa, Arturo Michelena. Inspirado en las obras que descubre en sus continuas visitas al museo de Louvre, Rojas ambiciona alcanzar la maestría de los clásicos. No obstante, los grandes lienzos elaborados para el Salón Oficial de París, pese a que consumen todo su tiempo, se suceden sin que se de por satisfecho y sin el éxito que esperaba. Entre los mismos se encuentran: La miseria y el violinista enfermo (1886); La taberna (1877); El plazo vencido (1887); La primera y última comunión (1888); El bautizo (1889). A partir de la última obra, se observa un cambio de estilo en su pintura, el cual se caracterizó por una percepción más aguda de la atmósfera cromática, lo que lo diferenció de los sombríos acentos del claroscuro de los holandeses. Un ejemplo de esta tendencia se puede apreciar en Dante y Beatriz a orillas del Leteo (1889), obra de corte simbolista donde se aprecia la influencia de los nabis, que Boggio le había hecho comprender.

En 1889, Rojas abandona la pintura de efectos dramáticos que era costumbre enviar al Salón Oficial y aborda el paisaje y la figura, con un colorido próximo al de los impresionistas. En 1890, minado por la tuberculosis regresa a Venezuela una vez que su pensión había sido suspendida en 1887 por orden de Antonio Guzmán Blanco. Entre las obras que trajo consigo, figuraban El Purgatorio (1890), la cual había sido encargada por el Cabildo Eclesiástico y un retrato del presidente Juan Pablo Rojas Paúl. Al poco tiempo de su regreso al país, fallece . La actual Escuela de Artes Plásticas de Caracas lleva su nombre. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 27 de diciembre de 1958.


 

 

 

 

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: April 17, 2013

PÁGINAS AUSPICIADAS POR LA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 


  Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
free hit counter