UREÑA RIB

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 
 

CRÍTICA DE ARTE

 

DIFUSIÓN DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

LUÍS LAMA

EN LIMA, PERÚ

 

 

 

Luis Lama

Arte De Lima
Un nuevo marco para Lima. Luis Lama, organizador de una Bienal que atrajo a más de 500 mil visitantes.

NADIE en su sano juicio hubiera pensado hace dos años que Lima iba a convertirse en la Plaza Mayor de la Cultura Iberoamericana. Excepto, claro, el crítico de arte Luis Lama quien desde la recién montada oficina de Artes Visuales de la Municipalidad Metropolitana, aceptó el reto de lavar la cara a la maltratada capital y colaborar con el rescate del Centro Histórico. Una saludable locura que involucró a Lama y a un reducido equipo de ocho personas quienes pusieron literalmente "alma, corazón y vida" en esta tarea. Tanto, que el propio Lama terminó con una seria lesión en el hombro producto de un malhadado resbalón.
 

Con solamente cuatro meses de preparación vieron la luz los Festivales de Lima realizados entre enero y marzo, los que sirvieron para calentar cuerpo, hacer ajustes sobre la marcha y prepararse para una actividad mayor: la Primera Bienal Iberoamericana de Arte Contemporáneo.


Se improvisaron galerías, se acomodaron tugurios, se rescataron techos, se pintaron casonas y se habilitaron plazas públicas, hasta conseguir suficientes espacios de exhibición al público.
Si en los Festivales la gente reaccionó con tibieza y desconcierto, con la Bienal el éxito social fue impresionante.

En menos de dos meses, quinientas mil personas han paseado por las 14 casas abiertas para el efecto, lo que demuestra, entre otras cosas, "que la cultura no es elitista, que existe una sensibilidad intuitiva en las clases más humildes y que hay avidez natural en el gran público por entrar en contacto con el arte contemporáneo", dice Lama.
 

A nivel personal, la Bienal le ha confirmado una hipótesis: no hay reto por grande que parezca que no pueda superarse. "Es necesario atreverse porque el miedo paraliza", asegura el crítico que ya está preparando nuevas actividades para que el Centro Histórico mantenga la afiebrada temperatura, El Niño mediante, de la pasada primavera cultural.

TOMADO DE CARETAS


Luis Lama sobre el Arte Dominicano


 

EN la nueva hornada de artistas latinoamericanos que nos visitan, Raúl Recio tiene una particular acogida entre nosotros. Las razones son múltiples. Una de ellas es, incuestionablemente, la calidad de sus grabados, destacados trabajos de xilografía que muestran una energía vital, una fuerza primitiva que lo aproxima, como una vuelta de tuerca, a los padres del expresionismo primigenio, particularmente a Kirchner, el más radical en su planteamiento, el más visceral en sus visiones.

En este fin de milenio, en esta libertaria aldea global, un artista dominicano elabora las vivencias de un hombre latinoamericano a través de un lenguaje capaz de identificarnos, capaz de representar nuestra contemporaneidad. Recio rompe, literalmente, las barreras del marco o del bastidor, se expande sobre las paredes y nos proporciona un cúmulo de informaciones sobre la condición de ser caribeño, a través de esas estupendas xilografías que le merecieran el primer premio en la Bienal de grabado, en la Bienal de San Juan, entre otras bienales latinoamericanas que le han otorgado un lugar de privilegio entre la nueva generación del arte continental.
 

Hay en toda la obra de Recio una suerte de emergencia expresiva que se aprecia en las incisiones de la madera que se va a estampar o en la agilidad de la pincelada que configura cuerpos y paisajes, define situaciones o formula denuncias de las opresiones de la existencia, con un humor a veces mordaz y, otras, como en sus reflexiones en torno al erotismo, con un candor que se aprecia sobre todo en las imágenes que reivindican la sexualidad femenina.
 

Recio, junto al fotógrafo Mariano Hernández, forman parte importante del envío dominicano al Perú que está aglutinado bajo el título de "CARIBE". En realidad son unas jornadas que contemplan exposiciones en tres salas de Miraflores, con instalaciones, fotografías y obra gráfica que intentan brindar una síntesis del quehacer de los artistas. Con ellos ha venido el director del Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, uno de los espacios más activos del Caribe que en la actualidad opera como un eje que permite apreciar a toda la actividad artística del área. Su director, Porfirio Herrera, constituye un formidable ejemplo de promoción cultural en países como los nuestros, donde la limitación de los recursos económicos, lejos de doblegar el ingenio, lo estimula, dando como resultado extraordinarios ejemplos de creatividad.
 

Completando el ciclo, mañana viernes el ICPNA de Miraflores inaugurará la exposición de cuatro artistas que representan la pluralidad que es posible encontrar en el arte dominicano. Desde el expresionismo abstracto a una elaborada simbología latinoamericana, las vertientes que allí vemos confirman cómo nosotros, los latinoamericanos, nos nutrimos de las raíces y del arte universal, manteniendo de modo inquebrantable nuestra identidad. Del muy notable Jorge Pineda -de tortuosa figuración de personajes que flotan en el espacio- al dotado Aquiles Azar-Bellini, con un nuevo modelo de configuración, el conjunto propone la visión de un arte paralelo al nuestro, con una opción incluyendo las vertientes más cosmopolitas de ser rabiosamente caribeños. Quizás sea Rafael Amable, el hombre de oficio sobresaliente, el más relacionado con la tradición artística de la buena pintura limeña.
 

Las exposiciones dominicanas constituyen un excelente ejemplo de la existencia de un arte latinoamericano, que trasciende las fronteras, y que nos identifica.

Luis Lama
 

 

 

 

Google
 
Latin Art Museum, Fundacion Ureña Rib

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
.  
free hit counter