UREÑA RIB

OBRA PICTÓRICA

 

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

ESCRITORES DOMINICANOS

 

ABELARDO VICIOSO

ABIL PERALTA AGUERO

ALEXIS GÓMEZ ROSA

ÁNGELA HERNÁNDEZ NÚÑEZ

AMÉRICO LUGO

ANTONIO FERNÁNDEZ SPENCER

ANDRÉS L. MATEO

AVELINO STANLEY

BERNARDO VEGA

CAMILA HENRÍQUEZ UREÑA

CÁNDIDO GERÓN

CARMEN COT

CHIQUI VICIOSO

DANILO DE LOS SANTOS

DIÓGENES CÉSPEDES

EFRAIM CASTILLO

EMILIO RODRÍGUEZ DEMORIZI

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

FEDERICO HENRÍQUEZ G.

FRANKLIN MIESES BURGOS

FREDDY GATÓN ARCE

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO VALERIO HOLGUIN

HILMA CONTRERAS

JEANNETTE MILLER

JOSÉ ALCÁNTARA ALMÁNZAR

JOSÉ MÁRMOL

JOSÉ RAFAEL LANTIGUA

JUAN BOSCH

JULIA ÁLVAREZ

LUPO HERNÁNDEZ RUEDA

MANUEL DEL CABRAL

MANUEL RUEDA

MANUEL SALVADOR GAUTIER

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

MARÍA UGARTE

MATEO MORRISON

MIRIAM VENTURA

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

EFRAIM CASTILLO

PEDRO HENRÍQUEZ UREÑA

RITA INDIANA HERNÁNDEZ

PEDRO MIR

PEDRO PEIX

RAFAEL ABREU MEJÍA

SALOMÉ UREÑA

SOLEDAD ÁLVAREZ

TONY RAFUL

 

_______
 

LAS PINTURAS DE

UREÑA RIB

 

 

CUENTOS

 

LIBROS DE UREÑA RIB

 

PINTORES DOMINICANOS

 

ADA BALCÁCER

CÁNDIDO BIDÓ

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

IVAN TOVAR

JOSÉ PERDOMO

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

MANOLO PASCUAL

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

AMABLE STERLING

GASPAR MARIO CRUZ

ANTONIO ATS VENTÓS

MANOLO PASCUAL

BISMARK VICTORIA

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

DANILO DE LOS SANTOS

 

 

    

LITERATURA DOMINICANA

 

LAS NOVELAS DE LA CIUDAD DE

SANTO DOMINGO

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

 

 

 
 

 

Marcio Veloz Maggiolo:
 

Las novelas de la ciudad de Santo Domingo
Relación y definición de las 20 novelas donde la ciudad de Santo Domingo es personaje o espacio donde se desarrollan los hechos.
 

José Rafael Lantigua

Acaba de publicarse una antología, de la que Biblioteca dio cuenta el domingo pasado, en la que Marcio Veloz Maggiolo recoge las piezas narrativas en las cuales "la ciudad capital tenga alguna representación que pueda considerarse en su tratamiento como diferente y no simplemente descriptiva". La obra, sin dudas, habrá de servir en lo adelante como marco de referencia sobre el tema. Las 20 novelas que tienen a la ciudad de Santo Domingo como personaje o espacio donde se desarrollan los hechos.

En la introducción que Veloz Maggiolo hace a su selección se exponen breves, aunque importantes, consideraciones sobre las obras novelísticas –o relatos largos, como los denomina en algunos casos- que forman la referida antología. Por considerar que esas apreciaciones del autor de "Materia prima" son de especial trascendencia en el estudio de la temática de la novela dominicana, Biblioteca reproduce resumidamente algunos de los conceptos insertados en la introducción citada.
La Sangre
(Tulio M. Cestero)


Es nuestra gran primera novela con Santo Domingo como escenario importante...Define una época y los pálpitos humanos de una ciudad donde la tiranía prima sobre todas las cosas.

Navarijo
(F.E. Moscoso Puello)
Aunque para algunos es autobiografía, se trata de un relato que como ‘Los Carpinteros’ de Joaquín Balauger puede ser insertado dentro de lo novelesco...El relato biográfico se mueve dentro de memorias que parecen pertenecer a un escritor que al relatar una vida, que es la suya, construye un mundo "novelado". Junto a ‘La Sangre’ es una obra fundacional hasta tranformarse en ‘memoranzas’ de lo capitaleño.

Eusebio Sapote
(Enrique Aguiar)
En esta novela, donde las escenas de la vieja ciudad como fondo acompañan las andanzas del personaje, hay un gracejo que alcanza cierta expresión picaresca que no está presente en Moscoso o en Cestero. Rincones, noticias de época, modos barriales de vivir y gozar completan el ámbito del personaje. Junto a ‘La Sangre’ y ‘Navarijo’ conforma una trilogía en la cual la capital dominicana se consolida como tema de su novelística.

La Pandilla
(Haim López-Penha)
Se desarolla en el barrio de Santa Bárbara, en donde el autor pasó su infancia en los años de la dictadura de Heureaux y los inicios del siglo XX. La novela, de profundidad relativa, se reduce a una ciudad en la que lo barrial impera. Se trata de un texto rico en informaciones a la vez que pobre en la descripción de personajes y situaciones.

El viaje
(Manuel A. Amiama)
La novela se cimenta en los inicios del siglo XX, y sus acciones están centradas en hechos de 1908 y años posteriores acontecidos en una ciudad en donde el chisme, el temor a las críticas sociales y la pobreza, se convierten en la némesis de las familias ‘venidas a menos’.
Novela social que recoge la vieja moral de épocas pasadas.

En su niebla
(Ramón Lacay Polanco)
Es un canto a la desesperación y a la soledad. Las vigorosas descripciones de la vida citadina y de la ciudad en los comienzos de los años veinte, complementan los textos anteriores de Moscoco Puello. Textos que permiten seguir la vida citadina como en un trazado recto de la evolución social de la capital, y en donde, por vez primera se describen con ‘conocimiento de causa’ los burdeles, las costumbres, las viejas fórmulas de una ciudad sin maquillaje, en donde el rufianismo empalma con el de algunos personajes de Aguiar. Aparecen por vez primera, atados al latido de la urbe, el chulo y la prostituta.

Caonex
(J. M. Sanz Lajara)
La historia de la ciudad ‘tomada’ por el estudiantado de los años cuarenta, en plena dictadura de Trujillo. Cuadro continuador de una vida que se mueve en el silencio de la dictadura misma. La descripción de la hoy calle Duarte de los años cuarenta, entonces Avenida José Trujillo Valdez (Villa Francisca), es un retrato fiel que obliga a retomar imágenes. Con Sanz Lajara la imagen de la capital está consolidada.

Los Carpinteros
(Joaquín Balaguer)
En este relato novelado predominan la historia y los efectos de nuestras guerras y divisiones intestinas. En el texto de Balaguer, el personaje Héctor Corporán recorre los momentos más relevantes de la vida intestina de un país en donde la capital, con su plaza de armas y con sus gobiernos dictatoriales, es casi un personaje. Libro fabricado con prosa novelada, es novela y merece estar en una antología dedicada a la ciudad de Santo Domingo.

Laura en Sábado
(Manuel Rueda)
Lucha creciente dentro de un bajo mundo con la vida de putas que se mueven entre los luchadores del teatro Atenas, del barrio de Villa Francisca, y los maricas que asisten a la vida barrial y que conforman un proceso de simbiosis en el que se desenredan los puntos clave de una moral de quinto patio. Surge ‘la chulidad’, una especie de repetición metodológica, tradicional, en la que el chulo define sus relaciones importantes con la hembra, pero igualmente en la que el marica define las exigencias que acepta de su dominador. La de Rueda no es ya la Villa Francisca descriptible, sino la Villa Francisca oculta en los traspatios.

La Ciudad Herida
(Carlos Federico Pérez)
Muestra otra cara de la ciudad. La cara del Santo Domingo que el ciclón de San Zenón azota transformando la vida de muchos de sus habitantes. El huracán es un tema de fondo, su descripción corre pareja con la destrucción de relaciones humanas y objetos palpables. La novela tiene su base en la cotidianidad del temor y en la ruptura del mundo. La catástrofe cambiaría para siempre no sólo el rostro de la ciudad, sino el sentimiento de sus habitantes.

Sólo cenizas hallarás
(Pedro Vergés)
En esta novela no podemos deshacernos de un Santo Domingo que se inicia en los años sesenta y en cuya barrialidad se esconde la idiosincrasia de cada personaje. Vergés desarrolla cronológicamente, pero a saltos y variando las fechas en antes y después, vidas paralelas que tienen como único reducto la ciudad y el trozo de esperanza que ella encierra. La época posterior a la muerte de Trujillo se ovilla entre diversas barrialidades, se mueve en viejas marcas de automóviles, transita posiblemente por los vericuetos de San Miguel, El Jobo, María Auxiliadora, Ciudad Nueva. Es entonces la ciudad crecida en vez de ser la obligada ciudad intramuros de los fundacionales de antaño. Vergés escribe una novela social-cotidiana, de lengua llana que igualmente es lenguaje barrial.

Fantasma de una lejana fantasía
(Guillermo Piña-Contreras)
La ciudad como un barrio de la infancia-adolescencia. El autor reconstruye la ciudad al través de los recuerdos de un niño que asienta su psicología en el ámbito de una ciudad y una sociedad cercada por el miedo. La incorporación de la memoria a otras memorias, siempre con el marco de la ciudad como punto de partida. Es la novela del crecimiento de una conciencia al través de las otras.

Materia Prima
(Marcio Veloz Maggiolo)
Desentraña las interioridades del barrio de Villa Francisca pero abre igualmente un espacio histórico que va desde la llamada Era de Trujillo a la desaparición moral y social de Villa Francisca durante el gobierno de Joaquín Balaguer. El barrio es un personaje vivo, con sus propias condicionantes, con biografía propia, con sus propios lamentos y sus momentos épicos. La ciudad, la historia, el mundo sórdido y el mágico, se funden en la vida de personajes que nacieron para narrar su propia vida y a veces su propia historia reciclada.

La Balada de Alfonsina Bairán
(Andrés L. Mateo)
El autor logra meter al lector en una época dominada por la ciudad misma. En la trágica historia de Alfonsina Bairán, cuando la dictadura de Trujillo se diluye, crepitan las visitas al Bar de la Turca, y la desolación se hace cómplice de una ciudad marcada por la tragedia misma, en donde la noticia del acontecer político y la infidelidad se mezclan con la vida prostituyente de los burdeles de finales de la Era, y con la lucha misma contra la podredumbre social. Una de las novelas más trágicas de la literatura dominicana, pero a su vez uno de los textos donde la ciudad, pese a que no haya descripciones puntuales, aparece como un apoyo interno, como una parte interior de los personajes que arriesgan su vida al amor y luchan contra un destino aplastante.

El Personero
(Efraím Castillo)
En esta novela la ciudad es cómplice de una búsqueda del amor del Personero sobre una de las amantes de Trujillo. La novela reconstruye con nombres y apellidos los personajes de la funesta Era. Irreverente como lo ha sido siempre en su literatura, Castillo describe la ciudad con sus lobos dentro. Con sus habitantes y políticos de glorieta. En el capítulo titulado "El trepador", Martínez, con los bolsillos llenos por la venta letal de su hija al Generalísimo, brujulea por el centro de una ciudad en la que los años cincuenta vienen encaramados en la voz de Bobby Capó y en los platos del restaurante de Men el Chino.

Los que falsificaron la firma de Dios
(Viriato Sención)
El autor nos revela la ciudad como un importatne escenario en donde afloran igualmente los años cincuenta, con Frank de cara al sexo que estrena, con un Malecón hasta cierto punto romántico, en donde todavía los helados eran parte de un ritual de época, donde el desfile de los señoritos sociales y acomodados pescaban lanzando sus reclamos desde automóviles descapotados, mientras Daniel Santos y Toña la Negra deshilaban canciones y los bares de putas de la parte alta encabezados por el de Herminia, reclamaban los favores económicos de una sociedad hipócrita. Es la ciudad que va forjando Joaquín Balaguer a costa de la corrupción y el desorden, en un período en el que la moral del Dr. fue el modelo inmoral de una sociedad escondida en la dádiva y en la hipocresía.

Las siempre insólitas cartas del destino
(Roberto Marcallé Abreu)
En esta novela la ciudad de Santo Domingo forma parte de una trama diferente de aquellas que caracterizaron la novelística anterior, por cuanto es un escenario compuesto por datos, informes, dudas, cartas y pensamientos en fusión que se cuajan en el misterio de la investigación criminal. Si bien los textos descriptivos de Santo Domingo se diluyen con frecuencia, el tema de la novela se mueve en una ciudad total en la que emergen esquinas, calles, apartamientos como parte de una activa fase de investigación policial. En este libro la ciudad tiene el sabor de lo que se ha llamado posmodernidad.

Toda la vida
(Manuel Salvador Gautier)
El autor nos traslada a un Santo Domingo preñado de historias actuales. La presencia de un Santo Domingo en movimiento, un Santo Domingo que acompaña y dicta la movilidad de los integrantes de la historia, abarcadora y tensa en ocasiones.

Aquiles Vargas, fantasma
(Manuel García Cartagena)


El autor incorpora la ciudad a la vigilia y al proceso de angustias que se cierne sobre la juventud dominicana en una época grave en acontecimientos y fallos de identidades. La calle El Conde entra con vitalidad repetitiva en la novela. Una ciudad con depresiones profundas, en las que Aquiles desaparece, se desagrupa, abandona los encuentros suicidas, las fórmulas repentinas de lucha que terminarán en renuncia.

Ya los oligarcas no bajan a la calle El Conde
(Pedro Peix)
 

Este autor ha sido un vigilante de la ciudad. Su literatura se recuesta de un Santo Domingo sórdido y letal; ha reseñado en sus relatos la oscuridad de un tiempo que se narra con ferocidad y aliento de cronista profundo. Ejemplo: su proto-novela ‘El Brigadier’, en donde el pueblo de San Rafael Arcángel, un símbolo de la dictadura, es en parte la ciudad de Santo Domingo, con sus bustos, sus malecones y sus estatuas. El texto que anotamos –distribuido por el autor en distintos puntos de la ciudad- aunque no tiene las características de una novela a plenitud, convierte ese espacio citadino en un personaje novelesco que quiere ser historia viva. Peix revela con pasión su fuerza creativa una vez más. No es ‘la calle del Conde asomada a las vidrieras’ del poema de Pedro Mir, es todo lo contrario, es la calle del Conde abandonada por aquellos visitantes de antaño que poblaron socialmente sus espacios y que por razones que lindan con la mitología, y por el golpeo de la historia misma, hubieron de abandonarla.
----
("Santo Domingo en la novela dominicana", estudio y selección de Marcio Veloz Maggiolo; Ediciones Ferilibro: 2002, 227 pp.)

Suplemento Biblioteca, Listín Diario, 18 de Agosto del 2002
 


Marcio Veloz Maggiolo en 2007
ALFAGUARA AUSPICIÓ LA PUBLICACION DE SU NOVELA MATERIA PRIMA
YVONNE FRANCISCO
 
 

 

SANTO DOMINGO.- Sentado en su inmensa biblioteca -su lugar de trabajo, donde yacen sus musas y fantasmas- con su serenidad de siempre, su hablar pausado y sin prisa, a pocas horas para cerrar el 2006 -un año de tantas glorias en su carrera- Marcio Veloz Maggiolo detalla la reedición por Alfaguara de su obra “Materia Prima”, en una hermosa y definitva edición que será presentada al público el miércoles 31 de enero en la Quinta Dominica.

Aunque fuimos a hablar de dicha obra, cuya nueva edición será presentada al público a finales de enero, también coincidió con la entrega de las medallas que le hizo la Academia de Ciencias, una como Miembro de la institución académica y otra, la de “Laudati”, máximo honor que se otorga a sus investigadores destacados, y que sólo nueve de sus 130 miembros poseen.

Allí Don Marcio también recibió una noticia de primera mano. Nelson Moreno Cevallos, le solicitó seleccionar otra de sus obras para ser reeditada por la Academia de Ciencias que él dirige.

Ciertamente, el 2006 fue un año muy importante, en el cual le fue reconocida su labor de escritor, por todo lo alto, homenaje que recibió con toda la humildad que lo caracteriza; para él significa una especie de estímulo para seguir trabajando, sobre lo cual comenta: “Con premio y sin premio siempre he sido un trabajador de la cultura, claro, me entusiasma, pero si no me hubieran dado nada hubiera seguido trabajando igual”.

La obra
Sobre “Materia prima”, Veloz Maggiolo considera que es su mejor relato desde el punto de vista estructural porque es muy lineal. Es una novela del barrio, es un personaje que se llama Villa Francisca que está representado con una serie de actores dispersos que han vivido en el barrio; la vida de ellos es el argumento de la novela. Pero en el fondo, la novela incluye la vida de Trujillo, el problema de la juventud, el problema de la primera emigración hacia Nueva York, tema que no se ha tratado mucho, también está presente el problema del “calié”, una persona inteligente, estudiosa, que habla inglés, pero que es interceptado por los servicios del SIM (Servicio de Inteligencia Militar) y que tiene, por temor, que enrolarse en este “trabajo”.

La misión del personaje principal, Percio, héroe del barrio, es que él no ha logrado todavía escribir en una novela todo su entorno, y le entrega a su amigo un “paquete de personajes” sin hacer, para que el amigo termine la obra.

El amigo, que fue diplomático, anda por ahí dando tumbos en las embajadas y se siente obligado a escribir esa novela, y en la medida en que eso acontece, esa es la novela.

“Tiene una estructura que vale la pena leer lentamente, al paso, gozarla. Es una novela moderna con temporalidades diferentes, se mueve en un mundo posterior a la Era de Trujillo. La “Era” entra y sale, entra Europa a través de un amigo que escribe, y entra Nueva York a donde la gente fue después del 65. Yo entiendo que si no es la mejor es una de las novelas de mejor construcción”, afirma Maggiolo.

Es una novela cuya edición, de mil ejemplares, se agotó rápidamente, que tuvo una crítica favorable y muy buena acogida, pero que es desconocida desde cierto punto de vista por los nuevos lectores, porque han pasado casi veinte años desde su publicación.

Considera que es el mejor momento para reeditarla. Con el crecimiento de la demografía y las ferias de libro ha mejorado la visión de la literatura; en muchas universidades hay encuentros literarios, por lo que hoy se está viendo un poco la posibilidad de nuevas ediciones; crece el interés por la literatura dominicana y crece el interés de los estudiantes por leer, aunquesea, un pedazo de texto, y eso ha ayudado mucho a que haya nuevas ediciones de libros antiguos que ya se habían agotado.

Es la primera vez en la historia dominicana que a un escritor le pagan para escribir una novela. Esta obra, “Materia prima”, junto con “Ritos de cabaret”, fue escrita con los auspicios de la Fundación Cultural Dominicana”, de Bernardo Vega. También fue interesante que una institución privada actuara como mecenas, según comenta el autor.

El año del libro y la lectura
Sobre la denominación de 2007 como “Año del libro y la lectura”, espera que: “nos permitirán trabajar más tranquilos, se hará posible que las obras dominicanas sean cada vez más importantes, que los investigadores tengan espacios y fondos para escribir, ya que sin los intelectuales no hay libro, porque ellos son los que hacen los libros. Lo importante es que sea el “Año del libro y los intelectuales”, porque si es el año de los libros tiene que ser el de los que escriben los libros.

En ese sentido, manifestó que un intelectual para estar al día, con lo que gana no le rinde mucho, y tiene que renunciar a “saberes” para poder seguir viviendo. “Si es un año del libro y la lectura es un año de apoyo a la importación del libro, y a la ampliación de lugares donde leer, bibliotecas y librerías que puedan tener hasta cierto punto una subvención, una ayuda al libro dominicano.

Por ejemplo, Virtudes Uribe tiene años trabajando con los libros dominicanos tanto en el comercio como en la edición y hay que darle un soporte, no solamente a ella sino a todo el que difunde y prohíja. El 2007 puede ser el título de una cosa bonita, pero si no hay un proyecto global bien establecido y bien estructurado, el título no es tan importante, lo importante es la ejecución de un proyecto”, significó.

Sobre la literatura
Marcio manifiesta que se han perdido los parámetros literarios, ya que hay gente que cree que escribir es algo “que se trae debajo del brazo”, que se puede hacer literatura de un día para otro, pero que lo importante es leer, trazarse una meta de lectura, no hacerse autocríticas sino buscar quien se las haga, por lo que reprochó el que muchos escriben tres poemas y llenan Internet de poemas “que no son poemas”.

Como siempre, recomendó a los jóvenes que lean, que la lectura es fundamental para aprender a escribir, ya que a un buen lector se le queda la estructura del idioma y si lee buenos clásicos, como Graciano o Cervantes, se da cuenta que el idioma hay que aprenderlo, pero leyendo.

“Hay quienes dicen: ‘yo voy a escribir una novela, tengo un personaje, y cree que todo da una novela. El problema es estructurar y tener la manera, porque el idioma es una manera de expresión, la lengua es la expresión del alma, es la manera de decir que no siempre es igual pero tampoco son iguales los lectores”.

Este alfarero de la cultura, tiene una novela inédita, y como siempre cuece algo en su tintero, por lo que este 2007 transcurrirá con muchas novedades tanto en su vida, en la de sus lectores como en la de sus “fantasmas”.



 

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

 

Nació en Santo Domingo el 13 de agosto de1936. Narrador, poeta, ensayista, crítico literario y arqueólogo y antropólogo. Hijo de Francisco Veloz Molina y Mercedes Maggiolo. Cursó su educación primaria en la Escuela México y la secundaria en el Liceo Presidente Trujillo y la Escuela Hostos, graduándose de Bachiller en esta última en 1957. Es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (1962) y de Doctor en Historia de América de la Universidad de Madrid (1970). También hizo estudios de superiores de periodismo en Quito, Ecuador. Fue Subsecretario de Estado de Cultura, Director del Departamento de Investigaciones del Museo del Hombre Dominicano, Director del Departamento de Antropología e Historia de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Director-fundador del Departamento de Extensión Cultural de la misma universidad y Director del Museo de las Casas Reales. Además, se desempeñó como Embajador en México, Perú y Roma. Entre los múltiples galardones que ha recibido por su obra creativa figuran: Premio Nacional de Poesía (1961) con Intus; Premio Nacional de Novela (1962) con El buen ladrón; Premio Nacional de Novela (1981) con La biografía difusa de Sombra Castañeda; Premio Nacional de Cuento (1981) con La fértil agonía del amor; Premio Nacional de Novela (1990) con Materia prima; Premio Nacional de Novela (1992) Ritos de Cabaret; Premio Nacional de Literatura (1996) y Premio Feria Nacional del Libro (1997) con Tru-jillo, Villa Francisca y otros fantasmas. Parte de su obra narrativa y ensayística ha sido traducida al inglés, italiano, francés y alemán. Es uno de los escritores dominicanos contemporáneos más prolífico y más difundido nacional e internacionalmente.


BIBLIOGRAFÍA ACTIVA

POESÍA. El sol y las cosas. Ciudad Trujillo: Colección Arquero, 1957. Intus. Santo Domingo: Colección Arquero, 1962. La palabra reunida. San Pedro de Macorís: Universidad Central del Este, 1982. Apearse la máscara. Santo Domingo: Biblioteca Nacional, 1986.

NOVELA. El buen ladrón. Ciudad Trujillo: Colección Arquero, 1960.
Los ángeles de huesos. Santo Do-mingo: Editora Arte y Cine, 1967. De abril en adelante. Santo Domingo: Editora Taller, 1975. De donde vino la gente. Santo Domingo: Editora Alfa y Omega, 1978. Biografía difusa de Sombra Castañeda. Santo Domingo: Editora Taller, 1980. Novelas cortas. Santo Domingo: Editora Alfa y Omega, 1980. Florbella. Santo Domingo: Editora Taller, 1986. Materia prima. Santo Domingo: Fundación Cultural Dominicana, 1988.

CUENTO. El prófugo. Santo Domingo: Ediciones Brigadas Dominicanas, 1962. Creonte: seis relatos. Santo Domingo: Colección Arquero, 1963. La vida no tiene nombre. Santo Domingo: Colección Testimonio, 1965. La fértil agonía del amor. Santo Domingo: Editora Taller, 1982. Cuentos, recuentos y casi cuentos. Santo Domingo: Editora Taller, 1986.

ENSAYO. Cultura, teatro y relatos en Santo Domingo. Santiago de los Caballeros: Universidad Católica Madre y Maestra, 1972. Arqueología prehistórica de Santo Domingo. Singapore, New York: McGraw-Hill, 1972. Las pobla-ciones aborígenes de la Isla Española. Santo Domingo: Museo del Hombre Dominicano, 1973. Cayo Cofresí, un sitio precerámico de Puerto Rico. Santo Domingo: Editora Taller, 1975. Arqueo-logía de Yuma, República Dominicana. Santo Domingo: Editora Taller, 1976. Medio ambiente y adaptación humana en la prehistoria de Santo Domingo. Santo Domingo: Editora Taller, 1976. Sobre Cultura dominicanas y otras culturas. Santo Domingo: Editora Alfa y Omega, 1977. Arqueología de Punta Garza. San Pedro de Macorís: Universidad Central del Este, 1977. Investigaciones arqueológicas en la provincia de Pedernales, República Dominicana. San Pedro de Macorís: Universidad Central del Este, 1979. Las sociedades arcaicas en Santo Domingo. Santo Domingo: Museo del Hombre Dominicano: Fundación García Arévalo, 1980. Sobre cultura y política cultural en República Dominicana. Santo Domingo: Editora alfa y Omega, 1980. La arqueología de la vida cotidiana, 1981. Panorama histórico del Caribe precolombino, 1990. La fundación de la villa de Santo Domingo, 1991. La isla de Santo Domingo ante de Colón, 1993. Barril sin fondo, 1996. Trujillo, Villa Francisca y otros fantasmas. Santo Domingo: Colección Banreservas, 1996
Escritores dominicanos
Página dedicada a la promoción de la literatura dominicana

BIBLIOGRAFIA PASIVA

Alcántara Almánzar, José. “Marcio Veloz Maggiolo y su biografía no-velada de Villa Francisca.” Hoy [Isla Abierta] 21 de enero, 1989: 12-13. | Alcántara Almánzar, José. "La biografía difusa de Sombra Castañeda." En Narrativa y sociedad en Hispanoamérica. Santo Domingo: Instituto Tecnológico de Santo Domingo, 1988: 92-95. | Alcántara Almánzar, José. “Los ritos de Marcio.” Hoy [Isla Abierta] 14 de marzo, 1992: 11-12. | Alcántara Almánzar, José. Dos siglos de literatura dominicana (S. XIX-XX). Santo Domingo: Colección Sesquicentenario de la Independencia Nacional, 1996: 258-281. | Alcántara Almánzar, José. “Los cuentos de Veloz Maggiolo en una antología personal.” Hoy [Isla Abierta] 30 de abril, 2000: 4-5. | Alvarez, Soledad. "Opo-sición y similitudes en los personajes de Materia prima de Marcio Veloz Maggiolo", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 25-32. | Cabanillas, Francisco. "Tres secuencias bolerísticas en Ritos de cabaret", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 33-48. | Cabrera, Fernando. "Marcio Veloz Maggiolo y sus boleros para decir la vida", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 49-58. | "Cáceres, Jackeline. "Entrevista a Marcio Veloz Maggiolo." Santo Domingo: Coloquio 29 abril 1989: 3-5. | Céspedes, Diógenes. "Muerte y violencia en la escritura desigual de La fértil agonía del amor, de Marcio Veloz Maggiolo." En Estudios sobre literatura, cultura e ideologías. Santo Domin-go: Editora Taller, 1983: 165-169. | Deive, Carlos Esteban. " Marcio Ve-loz Maggiolo o la pasión del saber", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 59-70. | Delgado Malagón, Pedro. "Presentación de la novela Rito de cabaret", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 71-78. | Di Prieto, Giovanni. "La ine-vitibilidad de cambio en el Creonte de Marcio Veloz Maggiolo." En Temas de lite-ratura y de cultura dominicana. Santo Domingo: Instituto Tecnológico de Santo Domingo, 1993: 61-67. | Diccionario enciclopédico dominicano. Vol. 2. Santo Domingo: Sociedad Editorial Dominicana, 1988: 544. | Francisco, Ramón. “De abril en adelante: la novela que as-pira parecerse a la vida”. La Noticia [Aquí] 20 de abril, 1975: 11-12. | Fornerín, Miguel Angel. Memoria y olvido en Uña y carne", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 79-84. | García, José Enrique. “Marcio Veloz Maggiolo en el centro del cuento dominicano.” Hoy [Isla Abierta] 4 de septiembre, 1982: 15. Gerón, Cándido. Diccionario de autores dominicanos 1492-1994. 2da. ed. Santo Domingo: Editora Colorscan, 1994: 334. | González Cruz, Luis F. " Desde el absurdo: la narrativa de Marcio Veloz Maggiolo", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 105-114. | Lantigua, José Ra-fael. “Materia prima: en Villa Francisca se resume toda la humanidad.” Ultima Hora [Biblioteca] 14 de enero, 1989: 10. | Lantigua, José Rafael. “Ritos de Cabaret: la terrible armonía que pone viejos los corazones.” Ultima Hora [Biblioteca] 11 de enero, 1992: 9. | Lantigua, José Rafael. "Entrevista a Marcio Veloz Maggiolo." En El oficio de la palabra. Santo Domingo: Ediciones La Trinitaria, 1995: 135-142. Lantigua, José Rafael. "Para leer Uña y carne: una novela de claves y significados", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 115-120. | Larsen, Neil. "¿Cómo narrar a Trujillo", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 105-114. | 121-136. | Mármol, José. "El cerco infranqueable del pasado: de la materia prima a la protonovela." Santo Domingo: Coloquio 29 abril 1989: 6-7. | Mateo, Andrés L. "Uña y carne, memorias de la virilidad", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 145-154. | Martínez, Carlos T. ”Marcio Veloz Maggiolo”, en Grandes dominicanos. Tomo II. Santo Domingo: Ediciones Catemar, 1996: 75-88. | Piña Contreras, Guillermo. "Entrevista a Marcio Veloz Maggiolo.: En Doce en la literatura dominicana. Santiago de los Caballeros: Universidad Católica Madre y Maestra, 1982: 193-213. Prosdocimi, María del carmen. "Lo maravilloso y lo real se amalgaman en Biografía difusa de Sambra Cas-teñeda", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 155-162. | Prosdo-cimi, María del Carmen. “La palabra se vuelve testimonio en Uña y carne de Veloz Maggiolo.” El Caribe [Suplemento cultural] 15 de enero, 2000: 3. | Rosario Candelier, Bruno. "Marcio Veloz Maggiolo: La vida no tiene nombre." Santo Domingo: Coloquio 29 abril 1989: 8-11. | Rosario Candelier, Bruno. "Marcio Veloz Maggiolo en la fantasía del amor." En Valores de las letras dominicanas. Santiago de los Caballeros: Universidad Católica Madre y Maestra, 1991: 291-299. | Rosario Candelier, Bruno. “La fértil agonía del amor.” Hoy [Isla Abierta] 3 y 10 de julio, 1982: 14-15. | Rueda, Manuel. “El prófugo, de Marcio Veloz Maggiolo.” Hoy [Isla Abierta] 21 de mayo, 1983: 2. | Summer, Doris. "De abril en adelante: ¿Puede la narrativa sobrevivir la muerte del romance?", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 163-188. | Ugalde, Sharon Keefe. "Veloz Maggiolo y la narrativa del dictador/dictadura: perspectiva dominicanas e innovaciones." Revista Ibero-americana 142 (1988): 129-150. | Valerio-Holguín, Fernando. "Bolero, historia e identidad en ritos de cabaret", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 229-246. | Zakrzewski Brown, Isabel. "El proceso de transculturación en La biografía de sombra Castañeda", en Valerio-Holguín, Fernando. Arqueología de las sombras. Santo Domingo: Amigo del Hogar, 2000: 247-262.
 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: May 13, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED
 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
 free hit counter