UREÑA RIB

OBRA PICTÓRICA

 

 

 

 

 

CUENTOS

 

LIBROS DE UREÑA RIB

ARTISTAS DOMINICANOS

 

ABELARDO RODRÍGUEZ URDANETA

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

AMABLE STERLING

AMADO MELO

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

AURELIO GRISANTI

ASDRÚBAL DOMÍNGUEZ

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CELESTE WOSS Y GIL

CLARA LEDESMA

CARLOS ACERO

CARLOS HINOJOSA

CARLOS SANGIOVANNI

CLÍNTON LÓPEZ

DANILO DE LOS SANTOS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONIS FIGUEROA

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELEOMAR PUENTE

ELIGIO PICHARDO

ELIÚ ALMONTE

EUGENIO FERNÁNDEZ GRANELL

ELVIS AVILÉS

ELIU ALMONTE

FABIO DOMÍNGUEZ

FREDDY CABRAL

FREDDY JAVIER

FREDDY RODRÍGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

GILBERTO HERNÁNDEZ ORTEGA

GEO RIPLEY

GEORGE HAUSDORF

GUILLO PÉREZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JESÚS DESANGLES

JOAQUÍN CIPRIAN

JOAQUÍN PRIEGO

JOSÉ CESTERO

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ LUÍS BUSTAMANTE

JOSÉ GARCÍA CORDERO

JOSEP FRABRÉ SALLENT

JOSÉP GAUSACHS

JOSÉ MIURA

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ PLUTARCO ANDÚJAR

JOSÉ RAMIREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JUAN MAYI

JOHNY BONELLI

JOSEP GAUSACHS

JORGE NOCEDA SÁNCHEZ

jorge pineda

JORGE SEVERINO

JULIO NATERA

JULIO SUSANA

JULIO VALDEZ

FAUSTINO PÉREZ

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

LEOPOLDO MALER

LEOPOLDO NAVARRO

LEÓN BOSCH

LEO NÚÑEZ

LUÍS LAMA

LUÍS MUÑOZ

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

LUZ SEVERINO

MARÍA AYBAR

MARCOS LORA READ

MANOLO PASCUAL

MANUEL MONTILLA

MARIANO ECKERT

MARIANO SÁNCHEZ

MAYOVANEX VARGAS

NORBERTO SANTANA

NELSON CALDERON

OCTAVIO PANIAGUA

ORLANDO MENICUCCI

PAUL GIUDICELLI

PEDRO FARÍAS

RAHDAMÉS MEJÍA

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SACHA TEBÓ

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

RAMÓN OVIEDO

SAÍD MUSA

SILVANO LORA

SILVIO ÁVILA

SOUCY DE PELLERANO

TETÉ MARELLA

TIMOTEO SANTOS VINAGRE

TOMASÍN LÓPEZ RAMOS

TONY CAPELLAN

VICENTE FABRÉ

VICENTE PIMENTEL

VIRGILIO GARCÍA

WILLY PEREZ

YORYI MOREL

 

 
 
MÚSICA DOMINICANA

 

HISTORIA, PRESENCIA Y DESTINO DEL

MERENGUE

francisco comarazami

 

 

 

Aparentemente, por decirlo de alguna manera, el merengue se presenta hoy como un apátrida, aunque habría nacido en los albores de nuestra nacionalidad o tal vez antes, de acuerdo con explicaciones de músicos, compositores y escritores especializados en ese bello arte del sonido que Franz Liszt decía que era la expresión del corazón y que por él habla del amor, que sin ella no hay bien posible y que con el todo es hermoso.

Sin embargo, cada vez que aparece un libro sobre el tema, surgen dudas sobre dónde realmente está su química o si está mezclado con otros ritmos caribeños, inclusive de nuestros vecinos los haitianos.


El merengue de los presentes días no es igual, por más que se diga, al de antes. Se le ha transformado groseramente en su ritmo primitivo, que es lo que vale en su justa valorización dominicanista.

Ya ni se baila ni se canta como nació, en nuestros montes debajo de enramadas de techo de yagua. Y aún más, en su deformación, se ha adicionado al acordeón, la guira y la tambora o balsié, instrumentos que originalmente no se empleaban en su interpretación. Lo que significa, en pocas palabras, que el merengue de hoy es diferente al merengue original de sabor campesino y de gentes sencillas, inocentes, desprovistas de oropeles, de procacidades y de exigencias económicas.
 

Si ahora se le tocara un merengue a una persona de costumbres sociales y domésticas de antes, de seguro que no lo comprendería desde el punto de vista de su origen. Así como también si lo bailan. Pero como las costumbres de los pueblos no son estacionarias sino de movimientos continuos, no hay otra alternativa que aceptar las distintas formas de la convivencia humana.


El origen y la presencia del merengue han sido enfocados con la propiedad que caracterizan sus conocimientos y sentisibilidad humana y artística por Catana Pérez de Cuello y Rafael Solano en un grueso volumen adecuadamente iluminado con ejemplos gráficos de la evolución de ese sonido tan caro a nuestra música autóctona y cuya lectura me ha hecho coincidir, guardando desde luego la distancia entre el que sabe y el que tiene sed de aprender, en el sentido de que real y efectivamente el merengue en el actual momento, si se mira con realismo, su futuro es incierto, impredecible.


El libro está dividido en dos partes: una de Catana Pérez y la otra de Rafael Solano y éstas son, más o menos, sus conclusiones en torno a ‘‘Génesis del Merengue. Raíces y Trayectoria y difusión en el siglo XIX’’ (por Catana) y ‘‘Entre dos siglos: música y músicos del merengue’’ (por Solano), con un título genérico de ‘‘El Merengue. Música y Baile de la República Dominicana’’, que sintetiza, sin lugar a duda, el contenido del volumen.


Se trata de una obra de criterio crítico e histórico abordado en torno al Merengue, ‘‘nacido al compás de la incertidumbre desde su aparición, sin una historia definida ni orígenes claros, al vaivén constante de cuantos se han investido a sí mismos con el poder de alterar, adicionar o suprimir los elementos que lo componen’’.
En el contexto, la trabazón de la historia, se consigna que desde antes de 1930 y hasta después de los sesenta, el merengue se mantuvo en un estado de innegable estabilidad en su estructura, y que ‘‘no volverá a escucharse el viejo merengue porque así lo dicta la ley que rige la naturaleza y la vida’’.


El mecenazgo de la compañía Codetel ha hecho posible la realidad de este libro, producto de un esfuerzo intelectual extraordinario, una dedicación íntegra, un propósito de nobleza literaria que recuerda aquel pensamiento arrancado de ‘‘Las mil y una noche’’: Un armario de libros es el más hermoso de los jardines. ¡Y un paseo por sus estantes es el más dulce y el más encantador de los paseos!
El autor es periodista


FRANCISCO COMARAZAMI

El autor es periodista.
Listín Diario. Santo Domingo, República Dominicana.


FERNANDO UREÑA RIB

BIOGRAFÍA

 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

Revisado: May 18, 2013

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory