AQUEOUS

ABSTRACT

ART MIAMI

GAZZETTE REVIEW

BIOGRAPHY

DANIELLE DEGARIE

DOROTA KOZINSKA

DELIRIUMS OF

LÚDICA

LOWES MUSEUM

ERICK ALLEN

FERTILITY DANCES

GALLERY

marianne tolentino

NUDES

ORGANIC FORMS

SCOTT DUPERRON

STEPHEN D.KAPLAN

 
 
ARTE DOMINICANO

 

la pintura sensual y orgánica de

fernando ureña rib

marianne de tolentino

 

 

Marrianne Tolentino

 

LA PINTURA SENSUAL, FRUTAL Y ORGÁNICA DE FERNANDO UREÑA RIB
 

Fernando Ureña Rib presenta su exposición "Oceánica" en los salones de la Casa del Cordón, que alberga el Centro Cultural del Banco Popular. En ese marco magnífico, secular y remozado las 22 pinturas de Fernando Ureña Rib, actual presidente del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos, tienen el entorno que corresponde a la pulcritud de su ejecución, al esmero factural indentificador de la secuencia.

Su autor es uno de los mejores dibujantes nuestros e igualmente un colorista refinado y experto en las modulaciones luminosas, preciso en la pincelada. Es también un contemporáneo conservador que se aferra a la untosa y suntuosa textura del óleo. Veinte años no son nada...nos parece que fue ayer, cuando no muy lejos de la Casa del Cordón, en la Galería Colonial, el entonces muy joven pintor egresado de Bellas Artes expuso por primera vez individualmente en 1973.


Una de las características de Fernando Ureña consiste en que no se repite ni rompe consigo mismo. Él evoluciona, él eslabona un período con el anterior, dispuesto a "recordar" un tema al lado de nuevos elementos y motivos.
Veríamos una especie de autobiografía pictórica en esas metamorfosis. "Crisálidas" fue sujeto y título de una de sus series recientes. De hecho, cada muestra se vuelve una crisálida, Ninfa cuyo capullo gesta la próxima metamorfosis. Así sucede con "Oceánica", probablemente premonitoria de otra inspiración sensual, frutal y orgánica pero de perfil propio.


A Fernando Ureña desde hace años le atrae el mar. El mar como símbolo y fuente de vida, como cantera inagotable de formas, espacios y tonalidades. En telas y dibujos el pez ha sido una entidad recurrente, habitado y duplicado en su reflejo, multiplicado en efectos ópticos primordiales o secundarios. En Oceánica, el artista, inmerso en los fondos acuáticos, ha sobrepasado el mundo pisciforme. El onirismo, que es la dominante de su pintura desde hace más de un lustro, ha gestado conchas ignotas, moluscos blandos, caracoles vegetales.

Fernando Ureña, en el sueño y el ensueño dela creación "morfo-cromática" ha gestado "especies otras" para nosotros mutantes como crisálidas de mar.
Personalmente, las miramos -casi táctil y sonoramente, pues una de sus cualidades es la de sugerir la plurisensorialidad) como objetos frutales. Frutas del trópico en su lirismo pulposo y lustroso. Frutas prohibidas tal vez, en la medida que sugieren a los ojos adultos, alusiones y signos erotizantes. Los cuadros más bellos, de formatos moderados, son metáforas de la tentación, con esferas, módulos oblongos, curvas y elipsoides, de volumetría provocadora en su ilusionismo impecable.


No es en esta etapa cuando el erotismo ha intervenido como ingrediente ineludible. Diríamos que se ha hecho más acentuado e insinuante, no en los desnudos de Fernando, dueño-duende de la virtuosidad anatómica, sino en sus composiciones surrealizantes, vegetales, animales, orgánicas siempre. Aproximarlas a objetos e intimidades sería quitarle mucho de su seducción y vulgarizar su poética.

La sensualidad impera, impone, impregna. No más.
Ahora bien, hemos mencionado los fondos acuáticos. Fondo en esta acepción significa atmósfera, medio, ambiente.

Es exactamente lo que percibimos, lo que sentimos, ante la pintura de Fernando Ureña. Aquí no existe el motivo en primer plano, o planos escalonados sobre un fondo, especie de telón y soporte cromático.

En torno a los módulos se palpa un elemento consistente, envolvente, lleno de sustancia, de vida, de misterio. Más aún, en ciertas obras ese fondo "oceánico", con sus claridades ensordecidas, con sus cases que horadan la semitransparencia del mar se plantea como la parte preponderante, la que más seduce e intriga.


Estamos de acuerdo con Fernando Ureña que "se" sabe escribir tan bien:"Después de años navegando estas aguas, sumergido en un río terriblemente oscuro y subterráneo, empiezo a entender a dónde voy y qué poderosas fuerzas me arrastran, o me hunden, qué luces me guían o me deslumbran."
 

 

Marianne de Tolentino.

El Listín Diario, Domingo 20 de Junio de 1993

 

 

 

 

  Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.