ARTE VENEZOLANO

 

ARMANDO REVERON

ARTURO MICHELENA

BEATRIZ KOHN

CARLOS CRUZ DIEZ

CRISTOBAL ROJAS

ELSA GRAMCKO

ENRIQUE SARDÁ

EUGENIO ESPINOSA

FERNANDO IRAZABAL

FRANCISCO HUNG

HUMBERTO JAIME SÁNCHEZ

ISBECIA LLAVANERAS

JOSÉ MARÍA CRUXENT

JESÚS SOTO

LUISA RICHTER

MARISOL

MANUEL MÉRIDA

MANUEL QUINTANA CASTILLO

OMAR CARREÑO

ONOFRE FRÍAS

OSVALDO VIGAS

 

LA OBRA DE

UREÑA RIB

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS

OBRA PICTÓRICA

ABSTRACCIONES

ALEGORÍAS

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

DESNUDOS

DIBUJOS

FIGURACIONES

FORTUNA

ONÍRICA

LÚDICA

ORÁCULOS

DADORAS

NINFAS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

DEL LIBRO DECIR LA PIEL

ARTE VENEZOLANO
 

ONOFRE FRÍAS

EN LA PLÁSTICA VENEZOLANA

BÉLGICA RODRÍGUEZ

 

 

 

 

El artista es como un chamán que busca propiciar el placer espiritual en los seres humanos. Es por ello que he usado elementos de la ritualidad, de las creencias y supersticiones de la gente: el gesto de ligar los buenos augurios, la música de una región o el gesto corporal percibido en una manifestación masiva, son todas ellas asociaciones mágicas que permiten soñar e imaginar, en un acto que mueve el espíritu y los sentidos del hombre.
Onofre Frías
 

un sistema constructivo sirve de base a un trabajo pictórico prácticamente gestual. Pero, precisamente, lo que a Onofre Frías le interesa es construir la superficie de la tela a partir de varios procesos, no en el sentido histórico-plástico de una tendencia.

Un proceso es la preparación meticulosa de la tela como primer soporte, a este le cubre con una seda que en el transcurso de la realización le permite lograr transparencias y blancos inusitados. Sobre esta doble superficie, canvas y seda, trabaja las imágenes desde adentro hacia fuera, proyectando el esplendor del color, rojos, verdes, amarillos, azules, en matices infinitos.

La seda queda entrelazada a las formas y en los espacios donde ella queda libre de pigmento, se crea una atmósfera plásticamente activa a partir de su grano imperceptible.

Situarse en el ámbito de la producción plástica planteando una propuesta formal que desafía el post-modernismo, lo coloca en posición de crear una obra muy personal basada en la toma del espacio geográfico como iconografía subyacente.

Es un camino para realizar una obra de resonancia nacional, pero con repercusión universal. Moverse del tratamiento del tema como lazo independiente, forma parte del concepto global de un trabajo pictórico que se nutre de experiencias pasadas. Puede el tema situarse en el campo de la naturaleza muerta, pero en su caso, ligada a los cambios que el post-modernismo ha propuesto, así como a las innovaciones artísticas más actuales. Seleccionar una forma, la flor, tal vez una de la más voluptuosa, sensual y emblemática de la naturaleza americana e identificarse, sensible y plásticamente con ella, le ha llevado a conferirle un valor de signo-símbolo simultáneamente, sin que esté ausente su carácter enigmático.

La obra de Onofre Frías contempla y encierra una motivación humanística recuperadora de la noción de la cultura local a partir de imágenes irremediablemente autosuficientes y universales. Su espíritu humanista revive ciertas ideas y fórmulas que le han permitido emancipar la forma del fondo, llegando hasta aspectos esenciales de su propuesta, donde se unen, paradójicamente, diferentes recursos formales y la idea que tiene del mundo y de la naturaleza.

En ese sentido, encontramos un concepto contrapuesto que va de lo racional a lo emocional, o sea, de la razón a la intuición. Proceso que Frías califica como de problematizar el espacio. El se ha planteado resolver sus asuntos artísticos a partir de una visión etnoplástica, o sea, la identificación de la esencia de su cultura mestiza local con una concepción planetaria del arte y del pensamiento. Se propone, a si mismo, ordenar el caos y caotizar el orden, en el sentido de limpiar, visual y conceptualmente, el estereotipo que tiene de lo caribeño fuera de las fronteras de la cultura mestiza del Caribe.

Bélgica Rodríguez

 

Onofre Frías expone en el Ateneo sus partituras cromáticas



“Somos percusionistas del trópico”.

Cueros, guiros, congas , timbales, maracas, tamboras, culo e´puyas, se oyen al ver la obra de Onofre Frías. En sus propias palabras: “ Aquí se muestra la esencia del Caribe que tenemos por dentro, es una propuesta desnuda en su propia estructura. Caribbean Full Color es la percusión que llevamos encima , la forma como resolvemos nuestras cosas , es nuestra manera de ver la vida, nuestra forma de hablar, de comer, de marchar... Es ese ritmo cultural que nos hace hoy olvidarnos que hace poco la tragedia de Vargas se llevó tanta gente..y ahora es una historia que nos suena lejana, cuando los judíos todavía hablan del holocausto. Puede ser que esta crisis nos lleve por fin a ser más sensibles socialmente”.



Onofre Frías expone de nuevo en Valencia su Música Visual. Cada obra de este artista contiene el escándalo tremendo que nos viene de nuestra cultura mestiza , de lo africano, de lo español. Un concepto que va de lo racional a lo emocional, a lo intuitivo . Onofre se propone a sí mismo la idea de problematizar el espacio a partir de su visión del estereotipo caribeño. “Es el fenómeno sobre todo de la gente de la costa que además se ha mezclado con el hecho folclórico y lo turístico Caribeño.”

Además de su formación musical, Frías ha estado rodeado de músicos amigos a quienes les demanda producir música que mire hacia adentro del país. Defiende la música de nuestras raíces y reclama que debe ser llevada a un planteamiento contemporáneo: “Debemos trabajar con nuestra herencia regional, hacer escuela con nuestras tonadas como hicieron los americanos con su jazz. Por eso, yo hago una lectura visual de nuestra idiosincrasia. Creo que hago más música que los músicos, aunque algunos se pongan bravos”.



Flores místicas


Flores con ritmo caribe, signo de la creación plástica de la obra de Onofre Frías. En su proceso de creación el artista habla del collage, del sistema constructivo de su proceso pictórico, “el cuadro ha sido producido para que no se perciba que ha sido elaborado”. Más allá de toda gestualidad, cada flor parece haber llegado allí como un estampado directo. Así como es en la naturaleza. El uso de la seda como elemento intermedio entre el canvas y la pintura le proporciona a la obra un inusitado aspecto elaborado. “Yo insisto en avanzar en la técnica, eso me permite darle a mi trabajo otras lecturas.. Aunque la postmodernidad se plantee otras cosas, yo la desafío manteniendo mi técnica y perfeccionándola”.

“La flor es uno de mis actores, y como actor lo modulo, lo transpongo, lo niego, lo recompongo, lo riego. Es como un poeta que domina su verbo, él escribe con el verbo que conoce, no lo va a inventar cada día, lo negará, pero lo seguirá usando. No me siento distante de la naturaleza, me interesa lo orgánico. Nunca seré abstracto absoluto. La flor puede ser una excusa, es la ofrenda para la ritualidad. En el kitch popular, la flor no falta como elemento. Mis flores representan las deidades, los santos, el afecto que hay entre un humano y otro. Ellas se vuelven sonido, se vuelven partituras. Ya no me preocupan si son flores o sonidos, me permiten abordar el estereotipo del trópico, de nuestro colorido interno. Lo que voy a exhibir en el Ateneo es puro “Caribbean Full Color”.



De lo caribeño a lo universal


Para Frías ser universal no significa perder tu localidad. “Me interesa lo que pasa en el

mundo, pero no puedo quedarme absorto, estoy pendiente de lo que pasa afuera, me interesa la postmodernidad, pero abordo la esencia de nuestra cultura local. Siempre habrá que tener respuestas, aún Leotard quedó desarmado ante la pregunta ¿dónde queda el amor?. Aquí somos contemporáneos y no lo sabemos... no nos damos cuenta.



El arte y sus respuestas a los problemas sociales


Para Onofre Frías el arte no tiene que responder a las grandes interrogantes de la exclusión social y la pobreza. “El artista puede contribuir sin comprometer su obra, si no la obra se vuelve ilustrativa. Los artistas no son ilustradores como el cronista no es poeta, es un hombre necesario y vital pero no es poeta. Yo valoro al escritor por encima del político por eso me quedo con el Uslar Pietri escritor, o con la obra importante de Tamayo por encima de otros grandes muralistas ilustradores del proceso mexicano. La Comunión de Borges se pintó al margen de su actividad política junto a Teodoro Petkoff, esa fue una gran lección de Jacobo Borges...



La metrópoli sin fuerzas creadoras


Para mi, dice Onofre Frías, la metrópoli caraqueña, lo único que me inspira es miedo. Lo que hay es una violencia terrible, falta de calidad de vida. Vivo asustado con el que va adelante y el que viene atrás. No mejora la vida, ni la de la gente, ni de la ciudad, ni de los edificios, ni la vida cultural. Mi objetivo es ir hacia el interior del país buscando más calidad de vida y de gente, ni siquiera busco vida cultural, pues lamentablemente no hay. El arte contemporáneo se paralizó con el paro, no hay ambiente, no hay ministerio de la cultura, no hay cultura. Uno se refugia en sus textos, en su obra para que haya salud y oxigeno. El interior del país está desolado de cultura y los artistas se van.



Trabajar aún sin recursos


“Pero yo mantengo mi rincón como un diario, aunque todo se esté despedazando alrededor, te mantienes en equilibrio con lo exitoso, con la falta o la abundancia que hay alrededor, con el afecto y el desafecto, con la violencia y la felicidad de la gente. La sociedad está podrida, pero uno a través de la creación trata de seguir siendo feliz. Lo que queda es la obra, que la disfrutas tú y los que te rodean”.

“Yo trabajo con recursos o sin recursos, nunca me he parado. He pintado mis sabanas de soltero, por eso alguien que quiera escribir y no tenga lápiz deberá buscar un pedazo de ladrillo para expresar sus ideas. ¡Eso es lo extraordinario del arte!

En medio de esta crisis estoy logrando algo muy sólido, trato de mostrar lo perfecto de mi trabajo aunque siempre viene poca gente a ver las cosas buenas sobre todo en Valencia, no hay público para las propuestas buenas , pero yo no pierdo la esperanza...



(Entrevista hecha por Eddy Chacón, mayo 2003)

 

 

 

 


ONOFRE FRÍAS, 1953
 

Onofre Frías
Nace en 1953, en Tacarigua de Mamporal, Estado Miranda, Venezuela.

Exposiciones individuales


1998 Museo de Arte de Tovar, Mérida / Centro de Visitantes Macagua II, Ciudad Guayana, Edo. Bolívar. 1997 Galería Medicci, Caracas. 1996 Galería de Arte Ascaso, Valencia, Edo. Carabobo / Individual de la Semana de Venezuela en Toulouse, Francia. 1995 Sala Mendoza, Caracas / Sala de Arte del Sur, Ciudad Guayana, Edo. Bolívar / Galería D’Museo, Caracas / Galería Moros, Maracaibo, Edo. Zulia. 1994 Galería Sin Límites, San Cristóbal, Edo. Táchira / Sala Mendoza, Caracas. 1993 Galería Municipal de Puerto la Cruz, Edo. Anzoátegui. 1992 Museo de Arte Moderno Luis Astorga, Mérida, Edo. Mérida / Centro de Bellas Artes de Maracaibo, Edo. Zulia / Galería Astrid Paredes, Caracas. 1991 Galería Astrid Paredes, Caracas. 1990 Sala Mendoza, Caracas. 1988 Galería de los Espacios Cálidos, Ateneo de Caracas. 1986 Galería de Arte Hoy, Caracas / Galería Universidad Central de Venezuela, Caracas. 1981 Galería de Arte, Instituto Universitario Pedagógico de Caracas. 1980 Galería Espiral, Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas, Caracas.

Exposiciones colectivas recientes


1998 Arte Venezolano Actual, B.B.K., Colonia, Alemania / Centro Internacional de Arte y Creación Contemporánea, París, Francia / 1er Salón de Arte del Táchira, San Cristóbal, Edo. Táchira / III Bienal de Barro de América Roberto Guevara, Centro de Bellas Artes Lía Bermúdez, Maracaibo, Edo. Zulia / 23° Salón Nacional de Arte Aragua, Maracay, Edo. Aragua. Joan Ill y sus amigos, Galería Félix, Caracas. 1997 Salón Mayo N°51 en el Espacio Eiffel-Branly, París, Francia / Salón Nacional de Arte Aragua, Maracay, Edo. Aragua / Bienal de Malta, Malta / Plástica Venezolana, L’Avant Scene, Ville de Reuil Malmaison, Francia. 1996 Castellano Lancellotti, Lauro, Italia / Carib Art Gallery, Broadway, New York, USA / Colectiva de la Semana de Venezuela en París del 15 al 29 de Octubre, Cloitre des Billetes, París. 1995 III Salón Nuevas Expresiones del Paisaje, Fundación Cultural Orinoco, Museo del Teclado, Caracas / Ateneo de Valencia, Edo. Carabobo- Ateneo de Caracas, Dtto. Federal- Ateneo de Barcelona, Edo. Anzoátegui / III Bienal de Artes Plásticas de Puerto la Cruz, Edo. Anzoátegui / Primera Rasegna Internationale de Arte Viseve, Sant’ Angelo de Lombardi, Casa de la Cultura Victor Hugo, Avelino, Italia.

Reconocimientos


1997 Mención Delegación de Venezuela, Bienal de Malta, Malta. 1996 Primer Premio, Modalidad Bidimensional, Salón Aragua, Maracay, Edo. Aragua. 1994 Segundo Premio de Pintura, Pérez Mujica, Salón Nacional Michelena, Valencia, Edo. Carabobo. 1993 Primer Premio de Pintura Rafael Ramón González, IV Bienal de Artes Plásticas de Puerto la Cruz, Edo. Anzoátegui. 1992 Medalla de Oro a la Delegación de Venezuela, I Bienal de Pintura del Caribe y Centro América, República Dominicana. 1990 Premio CONAC, V Bienal Nacional de Dibujo, Museo Alejandro Otero, Caracas. 1989 Premio Emilio Boggio en Dibujo, Salón Michelena, Valencia, Edo. Carabobo. 1987 Premio Bolsa de Trabajo, Año Internacional de la Paz, CONAC, Caracas. 1985 Premio Emilio Montesantos, Salón Michelena, Valencia, Edo. Carabobo. 1984 Primer Premio de Pintura, Salón Nacional de Arte de Aragua, Maracay, Edo. Aragua.>

Representado


Museo de Arte Latinoamericano, OEA, Washington D.C. / Sala Mendoza, Caracas / Museo de Bellas Artes, Caracas / Museo de Arte Moderno, Bogotá, Colombia / Le Frac for France, Martinica / Seguros la Seguridad / Tiuna Films / Cámara de Comercio de Carabobo / Cartones de Venezuela, AGPA / Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber / Fundación Polar.


 

 

 

 

 

 

 

 
Google