UREÑA RIB

 

ABSTRACCIONES

ALEGORÍAS

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

CRÍTICAS

COLSON

CONCEPTUAL

DADORAS

DIBUJOS

ECLÉCTICA

EUROPA

ERÓTICA MARINA

ESTÉTICA

ÍNTIMA

FIGURACIONES

FORTUNA

FULGURANTES

ONÍRICA

LITÚRGICA

LÚDICA

METAMORFOSIS

MITOLÓGICA

MUSEO

MUJER

NINFAS

OBRAS

OCEÁNICA

ONÍRICA

ORÁCULOS

ORÁCULOS

ORGÁNICA

ÓRFICAS

OTOÑO

PASIONES

POLÍTICA CULTURAL

DADORAS

OCEÁNICA

TEXTOS

TRÓPICO

 

OTROS TEXTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

ARTE DOMINICANO

 

ENRIQUILLO SÁNCHEZ 

EXALTA LA OBRA DE

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

DECIR LA PIEL DE FERNANDO UREÑA RIB

Enriquillo Sánchez

Es una distinción presentar esta noche a Fernando Ureña Rib, sobresaliente y significativo pintor dominicano que vive la creación como una aventura y que está siempre abierto al universo y a sus ostensibles y muchas veces ocultas corrientes incesantes.

Decir la piel es un libro espléndido que nos obliga a detenernos y pensar. Miramos atrás y miramos hacia delante. Aquí palpitan un autor y una obra.

Decir la piel, decir el lienzo, decir los cuerpos, decir el mar... Fernando me devuelve la frase, que ya no reconozco y que debo apropiarme de nuevo. No es mía. Ahora nos pertenece. Pertenece a a quienes se han sumado a estas fulgurantes orgías del silencio y han enmudecido frente a las máscaras y los frutos marinos, frente a las trampas de la luz y el deseo, frente a la lluvia y la luz de una arrebatada sintaxis silenciosa.

Las máscaras dicen cuerpos, los cuerpos dicen máscaras. Es la enmascarada dicción del placer, superados los trazos de las vanguardias que atravesaron la centuria para llegar a fin de siglo y reunirnos alrededor de un erotismo sabiamente dicho, que en ningún instante se proclama como tal, sino que se vive y se dice y se hace y se lee.

¿Qué se necesita para leer a Fernando Ureña Rib? Apenas un cuerpo y unos atabales, apenas el deseo y la luz. La mayoría de los discursos han desaparecido y apenas aparece la piel. ¿Quiénes están aquí? Estamos nosotros, pero estamos nosotros reducidos al clamoroso cuerpo que somos.

Y está bien que así sea, acaso porque nuestros cuerpos saben mucho más nosotros. Mi cuerpo sabe más que yo. Prescinde de doctrinas y conceptos y se arroja a la urbana corriente marina, donde encuentra otro cuerpo y otra lengua, y donde la luz lo corona con una sabiduría que desconoces los dictados innecesarios de la historia.

Fernando Ureña Rib parece decirnos que no somos en la historia. Parece decirnos que somos en la piel y en las orquestas trenzadas de la piel. Parece decirnos que los hallazgos estaban y están muy cerca de nosotros, allí donde verdaderamente somos y donde verdaderamente bailamos y donde verdaderamente deseamos.

Lo demás son los manuales. Lo demás son los museos.

Aquí suena una música. Aquí un mar se deshace en los pechos de una doncella enmascarada. Aquí deseo.

Es arte es aventura. Salimos con la palabra o el trazo entre los dientes. De los datos de una temporalidad avasallante salimos a una intemporalidad de fiesta que no cesa. Lo repito: mi cuerpo sabe más que yo. Nuestros cuerpos saben más que nosotros.

Lo que yo sabía -lo que nosotros sabíamos- es ahora historia antigua. Está en los textos escolares y en las solemnes efemérides de la centuria.

Esto no. Esta aventura nunca está escrita. Por más insistamos, esta aventura no la escribe nadie. Es la aventura infinita de nosotros mismos. Es el cuento de nunca acabar, humedecido por furiosas olas oceánicas y por luces que salen del lienzo a rozar otras luces siderales.

La piel es dicha de la piel.

Una gratuidad soberana recorre esta obra.

Las historias que tienen sentido son las que solo podemos decir nosotros.

Las historias de Fernando solo las puede decir Fernando.

Es por eso que él está aquí. Es por eso que estamos aquí nosotros.

Su mirada jubilosa, sensual, penetrante es la deleitosa mirada del deseo.

Sus cuerpos fueron arrojados al aire, a la luz, a la música, como cascabeles o tamboriles de desatinos que nadie averigua.

Estamos ante la insólita paz y quietud del movimiento, ante la inaudita mansedumbre de cuerpos que van tras otros cuerpos.

Es una cierta profanación que los ángeles cometen.

Estamos aquí, pero ya no estamos aquí.

El arte es una suerte de maravilla que desanuda los sujetos. Estamos mudos ante nuevos nudos. Somos cómplices de estos cuerpos y estas máscaras. Son ciertas aéreas y fastuosas complicidades, ciertos atinados desatinos, ciertos fulgurantes juegos que jugamos cuando la piel juega.

Hedonismos de la mesura, hedonismos del silencio, hedonismo de los cuerpos enmascarados que no se pronuncian. Nada se dice aquí, pero todo se dice. Nada se dice aquí, salvo la piel, que no dice nada.

Las líneas de Fernando no parten. Permanecen. Crecen. Están creciendo. Como una tonadilla o una llama, están creciendo. No cesan de crecer.

La piel, que es dicha, está dicha.

Basta la piel. Basta decir la piel.

 

Santo Domingo, 19 de septiembre de 2000

 

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: April 27, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
free hit counter