Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

FERNANDO UREÑA RIB

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS

OBRA PICTÓRICA

ABSTRACCIONES

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

DIBUJOS

FIGURACIONES

FORTUNA

ONÍRICA

LÚDICA

ORÁCULOS

DADORAS

NINFAS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

DEL LIBRO DECIR LA PIEL

BIOGRAFÍA

PINTORES CHILENOS

 

ALBERTO VALENZUELA

Arturo Duclos

gonzalo cienfuegos

Benito Rojo

Benjamín Lira

CLAUDIO BRAVO

Francisco Smythe.

Hernán Miranda

JOSÉ BALMES

JUAN F. GONZÁLEZ ESCOBAR

Sammy Benmayor

Gracia Barrio

MARÍA VICTORIA POLANCO

Mario Carreño

NEMESIO ANTUNEZ

ROBERTO MATTA

Roser Bru

Patricio de la O

PEDRO LIRA RENCORET

 

 

 
ARTE CHILENO

 

LA PINTURA TRASCENDENTE DE

ROSER BRU

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

 

La pintora Roser Bru formó parte de un enorme grupo de emigrados españoles de la guerra civil que fue acogido en América y en ella se esparció con su enorme carga de consciencia y experiencia cultural.

Es en Chile donde se consolida su formación artística de Roser Bru y es allí, en Santiago donde se conforman sus prioridades estéticas, que incluyen una visión de la justicia social  y de la necesidad de llamar atención a los horrendos crímenes que se cometen desde el Estado mismo. Dentro de esos crímenes de Estado sobresalen las desapariciones y asesinatos por cuestiones políticas.

Apasionada de la justicia y de la necesidad de hundir el dedo en la yaga, Roser Bru pinta sin ambages el tremendo y continuo holocausto que protagonizan los gobiernos y las dictaduras a fin de perpetuarse en el poder.

La pintura de Roser Bru, aparte de esas consideraciones de carácter temático, posee la plasticidad y modernidad que requiere su tiempo. Es una pintora que siempre se renueva, que siempre encuentra nuevos ángulos desde los cuales enfocar la difícil carrera de la vida frente a un enemigo mucho más poderoso. Ella pinta sin miedos. Con tremenda fuerza y con singular destreza, se ahonda en el carácter dramático de los personajes y logra, en tanto, una pintura de particular fuerza y trascendencia.

 

Fernando Ureña Rib

 


 

 

Goya en la Pintura de Roser Bru


El pintor aragonés nacido en 1746, Francisco de Goya y Lucientes, fue un artista imbuido del espíritu romántico en su aspecto más apasionado por el devenir político y la situación social, presentando especial sensibilidad ante los abusos e injusticias que sufre el pueblo.

A pesar de ser Pintor de la Corte real durante muchos años, Goya no dejó nunca de sentirse conmovido por las malas condiciones de vida del pueblo español y de indignarse ante la hipocresía de los poderes eclesiásticos y monárquicos.


Si bien en muchos retratos que hizo de la monarquía descubrimos una crítica sutil a ésta, es en los grabados, que Goya realizó de modo paralelo a su labor oficial, donde realmente encontró un soporte adecuado para dejar fluir su crítica, desde un punto de vista oscuro, perspicaz e irónico.

Las series de 'Los Caprichos', 'Los Disparates' y 'Los Desastres de la Guerra' dan cuenta de fuertes contradicciones sociales; esa temática, que tuvo en la obra gráfica esa gloria que forma escuela, se traspasó luego a la pintura al óleo.

Goya realizó un cuadro simbólico, 'Los Fusilamientos de Mayo' y una serie de 'Pinturas Negras', dando cuenta del espanto de la guerra, una y de la desolación humana, otra.

Más de 180 años después, Roser Bru, una mujer española que desde la Guerra Civil vive en Chile y que aquí se hizo artista de larga trayectoria, retomó algunas de las obras de Goya y las trasladó a su particular estilo, que se mantiene entre la abstracción que asume el gesto y el chorreo como propios, y la figuración que busca huellas y diagramas en el dibujo.

Desde 1997, Bru toma pedazos de obras de Goya, elige las secciones más tensionantes de éstas, principalmente retratos o figuras contorsionadas, y las traslada a modo de citas a sus propios cuadros.

Luego sobre el soporte escribe frases, da toques de color y luces, interviene y reinterpreta; Bru, que asume un lenguaje pictórico informalista, se hace cargo del peso político que ese estilo tiene y le otorga por tanto a Goya una recontextualización que da cuenta de que las denuncias de uno u otro artista tienen igual validez, pues las brutalidades continúan.

El humano, que es el animal más necio, dispuesto a tropezar siempre con al misma piedra, vuelve necesaria la repetición de imágenes, mientras la lección no sea aprendida


TOMADO DE PORTAL DEL ARTE

 

 

Roser Bru, al igual que su compatriota español José Balmes, desembarca en Chile en 1939 proveniente de Francia, donde llegó junto a su familia escapando de la dictadura franquista. Ese mismo año ingresa a la Escuela de Bellas Artes de Santiago, donde estudió acuarela, dibujo y pintura.

Su extensa trayectoria artística en Chile y el extranjero ha estado marcada por distintas etapas. La primera (1960-1973), a la cual se asocia esta obra, se caracteriza por una cercanía al informalismo abstracto, en especial la obra de Antoni Tàpies, que conoció a través de sus constantes viajes a Barcelona.

En la segunda etapa (1973-1988) su trabajo se preocupa por los conflictos sociales y políticos que vivía Chile en ese momento, fruto del régimen militar impuesto desde 1973. Posterior a 1988, su obra comienza a combinar motivos de sus períodos anteriores, incorporando también nuevas temáticas y técnicas.

La memoria, su fragilidad e incapacidad de recomposición total, ha sido el hilo conductor a lo largo de su propuesta artística, caracterizada por una inconfundible atmósfera poética y sencilla factura, carente de detalles innecesarios.

 

Roser Bru (Barcelona, 1923). En 1947 ingresa al Grupo de Estudiantes Plásticos y en 1957 al Taller 99 de grabado de Nemesio Antúnez. Fue profesora de dibujo y pintura en la Escuela de Arte de la Universidad Católica de Santiago desde 1964 hasta 1968, y profesora invitada al taller de pintura de esta misma institución en 1989. Desde 1957 ha participado en diversas exposiciones individuales y colectivas y obtenido importantes premios que la han hecho merecedora de un destacado lugar dentro de la historia del arte nacional. Entre los premios y becas destacan: 1962 1er Premio de Pintura, Salón Oficial de Santiago; 1965 Premio Osvaldo Goeldi, II Bienal Americana de Grabado, Santiago; 1968 Premio Club de Estampa, Buenos Aires; 1978 Gran Premio del 1er Salón de Gráfica de la Universidad Católica, Museo de Bellas Artes, Santiago.
 

FUENTE: MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO, FACULTAD DE ARTE, UNIVERSIDAD DE CHILE.

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: May 25, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

Orfica  

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
 
free hit counter