ARTISTAS DOMINICANOS

 

ADA BALCÁCER

ALBERTO BASS

ALBERTO ULLOA

ALONSO CUEVAS

AMABLE STERLING

AMADO MELO

AMAYA SALAZAR

ANTONIO GUADALUPE

ANTONIO PRATS VENTÓS

ANTONIO TORIBIO

AURELIO GRISANTY

AQUILES AZAR

AURELIO GRISANTY

BELKIS RAMÍREZ

BISMARK VICTORIA

CÁNDIDO BIDÓ

CELESTE WOSS Y GIL

CARLOS ACERO

CARLOS HINOJOSA

CARLOS SANGIOVANNI

DANILO DE LOS SANTO

CLARA LEDESMAS

DARÍO SURO

DOMINGO LIZ

DIONISIO BLANCO

DUSTIN MUÑOZ

ELSA NUÑEZ

ELIGIO PICHARDO

ELVIS AVILÉS

ELIGIO PICHARDO

ELIU ALMONTE

ENRIQUILLO RODRÍGUEZ A.

EUGENIO FERNANDEZ GRANELL

EZEQUIEL TABERAS

FABIO DOMÍNGUEZ

FAUSTINO PÉREZ

FELIX BERROA

FREDDY CABRAL

FREDDY JAVIER

FREDDY RODRÍGUEZ

GASPAR MARIO CRUZ

GEORGE HAUSDORF

GEO RIPLEY

GILBERTO HERNÁNDEZ ORTEGA

GUILLO PÉREZ

HILARIO OLIVO

INÉS TOLENTINO

IVAN TOVAR

JAIME COLSON

JESÚS DESANGLES

JOAQUÍN CIPRIÁN

JOHNY BONELLY

JOSÉ CESTERO

JOSE FELIX MOYA

JOSÉ GARCÍA CORDERO

JOSÉ PERDOMO

JOSÉ RAMÍREZ CONDE

JOSÉ RINCÓN MORA

JOSÉ SEJO

JOSÉ VELA ZANETTI

JUAN MAYI

JUAN MEDINA

JOSEP GAUSACHS

JORGE PINEDA

JORGE SEVERINO

JULIO NATERA

JULIO VALDEZ

JULIO SUSANA

FERNANDO VARELA

FERNANDO UREÑA RIB

FERNANDO PEÑA DEFILLÓ

FRANZ UREÑA RIB

LEOPOLDO NAVARRO

LEO NUÑEZ

LEÓN BOSCH

LUÍS LAMA

LUIS MARTÍNEZ RICHIEZ

LUÍS MUÑOZ

LUZ SEVERINO

MANOLO PASCUAL

MANUEL MONTILLA

MARCOS LORA READ

MARIANELA JIMENEZ

MARIANO ECKERT

MARIANO HERNÁNDEZ

MAYOBANEZ VARGAS

NIDIA SIERRA

ORLANDO MENICUCCI

OSCAR ABREU

PAUL GIUDICELLI

PLUTARCO ANDÚJAR

RADHAMÉS MEJÍA

RAMÓN OVIEDO

RAQUEL PAYEWONSKY

RAÚL RECIO

ROSA TAVAREZ

SILVANO LORA

QUISQUEYA HENRÍQUEZ

SACHA TEBÓ

SAÍD MUSA

SOUCY DE PELLERANO

TETÉ MARELLA

TOMASÍN LÓPEZ RAMOS

TONY CAPELLAN

VÍCTOR ULLOA

VICENTE PIMENTEL

WILLY PÉREZ

YORY MOREL

 

 

CUENTOS DE UREÑA RIB

 

LA INICIACIÓN

CELAJES

MAL ENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

LA SALAMANDRA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS

 

OBRA PICTÓRICA

 

 

DEL LIBRO DECIR LA PIEL

BIOGRAFÍA

 

 

AÍDA CARTAGENA PORTA LATÍN

ANDRES L. MATEO

AMADO NERVO

ANTONIO FERNÁNDEZ SPENCER

CARLOS FUENTES

CHIQUI VICIOSO

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

JEANNETTE MILLER

JOSÉ ALCÁNTARA ALMÁNZAR

JOSÉ MÁRMOL

JOSÉ RAFAEL LANTIGUA

JUAN JOSÉ ARREOLA

JULIA ÁLVAREZ

JULIO CORTÁZAR

JUAN BOSCH

FERNANDO UREÑA RIB

FRANKLIN MIESES BURGOS

GABRIEL GARCIA MARQUEZ

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

MANUEL RUEDA

MARIO VARGAS LLOSA

MARTA TRABA

PABLO NERUDA

PEDRO HERNRÍQUEZ UREÑA

PEDRO MIR

HILMA CONTRERAS

RITA INDIANA HERNÁNDEZ

OCTAVIO PAZ

PEDRO MIR

PEDRO PEIX

MANUEL DEL CABRAL

SALOME UREÑA 

 

 

ARTES ESCÉNICAS

 

AIDITA SELMAN

AMELIA VEGA

ÁNGEL HACHÉ

ÁNGEL MUÑIZ

ANTHONY OCAÑA

ARÍSTIDES INCHÁUSTEGUI

AWILDA POLANCO

BALLET ROTO

CANDY LARA

CARLOS PIANTINI

CARLOS VEITIA

CARLOTA CARRETERO

CECILIA GARCÍA

CHIQUI VICIOSO

DELTA SOTO

EDMUNDO POY

EMILIO APARICIO

ENRIQUE PINA

FAUSTO CEPEDA

FAUSTO POLANCO

FELIX GERMÁN

FLOR DE BETHANIA ABREU

FRANCISCO CASANOVA

FRANKLIN DOMÍNGUEZ

FREDDY GINEBRA

GERMANA QUINTANA

GIOVANNI CRUZ

GUILLERMO CORDERO

HAFFE SERULLE

IVÁN GARCÍA

IVONNE HAZA DEL CASTILLO

JAIME LUCERO

JOSÉ ANTONIO MOLINA

JUAN FIDEL MIESES

MANUEL RUEDA

MANUEL TEJADA

MANUELA RODRÍGUEZ

MARÍA CASTILLO

MARÍA CRISTINA CAMILO

MARICUSA ORNES

MÁXIMO AVILÉS BLONDA

MICHAEL CAMILO

MIGUEL ALFONSECA

MIRIAM VENTURA

MÓNIKA DESPRADEL

MONINA SOLÁ

NANCY HERRERA

NATALIE CHOQUETTE

NATHALIE CHOQUETTE

NINÍ GERMÁN

NINÍ GERMÁN

OBED URENA

ONIX BÁEZ

PATRICIA ASCUASCIATTI

PATRICIA ASCUASIATI

PATRICIA PEREYRA

PATRICIA PEREYRA

PATSI ARIAS

RAFAEL AÑEZ BERGÉS

RAFAEL VILLALONA

RAMÓN PAREJA

REYNALDO DISLA

RUTH OCUMAREZ

SALVADOR BERGÉS

SALVADOR PÉREZ MARTÍNEZ

SANDY GABRIEL

SEBASTIÁN LERNER

SERGIO ECHENIQUE

SORAYA FRANCO

ZOE SALDANA

 

 

ACTORES DOMINICANOS

 

UNA APROXIMACIÓN A LA HISTORIA DEL

EL TEATRO DOMINICANO

JIMMY SIERRA

 

 

 

 

 

 

EL TEATRO EN LA REPÚBLICA DOMINICANA
 

 

Por Jimmy Sierra


En la República Dominicana, desde 1961, año del ajusticiamiento del dictador Trujillo, existe un sólido movimiento teatral. Hay una veintena de salas importantes en el país, entre las que se destacan el Teatro Nacional, el Palacio de Bellas Artes, Sala Manuel Rueda y Casa de Teatro, en la capital, Santo Domingo. Además, el Teatro Popular del Centro, en Santiago de los Caballeros, el Teatro de La Vega y la Sala Cándido Bidó, en Bonao.

En el país se produce varios centenares de montajes al año, así como varios festivales y temporadas de teatro nacionales. También, a menudo se celebra un festival internacional. El promedio de un boleto de entrada es de alrededor de unos cinco dólares. En la actualidad, operan unos 30 grupos de teatro, diseminados por todo el país. El grupo que ha tenido más éxito es el “Grupo Nuevo Teatro”.

El dramaturgo más importante del país es Franklin Domínguez. El director más importante es Rafael Villalona. Hay varios premios de teatro. El más importante es el Premio Nacional de Teatro.

BREVE ESQUEMA HISTÓRICO

Antecedentes

Los primeros habitantes de la isla, los indios taínos, desarrollaban cierto tipo de representación dramática, por medio de festividades, generalmente religiosas –los areitos, en las cuales rendían tributo a sus dioses.

Pero la primera persona que hizo una verdadera representación teatral, un entremés, lo fue Cristóbal de Llerena, quien nació en Santo Domingo a mediados del siglo XVI.

Sin duda que, durante los dos siglos siguientes los habitantes de la isla disfrutaron de diversas manifestaciones dramáticas, pero no fue hasta la fundación de La Trinitaria, grupo que buscaba la independencia plena de la parte española, a partir de 1838, cuando se evidenció la necesidad de utilizar la escena como recurso para hacer conciencia de la población acerca de la problemática existente. Fue así como los trinitarios fundaron “La Filantrópica”, organización destinada a continuar por medio del arte escénico la lucha desplegada en procura del a independencia.

La Filantrópica montó varias obras en el sentido expuesto, entre las que figuran “Bruto o Roma Libre”, “La viuda de Padilla” y “Un día del año 23 en Cadiz”.

La conquista de la independencia en 1844 y, posteriormente, la restauración de la misma en 1865, luego de la anexión a España, fueron hechos que favorecieron el desarrollo de las diversas manifestaciones artísticas, incluido el teatro el cual, sin embargo, acusó notorias debilidades.

No fue sino hasta la instalación del régimen dictatorial de Trujillo cuando se creó una estructura oficial, el “Teatro Escuela de Arte Nacional”. Este organismo, como se comprende, no permitió el libre desarrollo de las ideas. Aunque sentó las bases para la formación técnica de numerosos jóvenes que, posteriormente, desarrollarían sus inquietudes de una manera diferente. Tal es el caso de Franklin Domínguez, Rafael Gil Castro, Niní Germán, Monina Solá, Máximo Aviles Blonda y otros.

De igual forma, durante la “Era de Trujillo” funcionó el “Cuadro Experimental María Martínez”, cuyo nombre era un tributo a la esposa del dictador. Ambas entidades implicaron el montaje de numerosas obras del teatro universal, permitiendo el desarrollo de aquellos que participaban en ellas.

El ajusticiamiento del dictador, el 30 de mayo de 1961, significó el comienzo de un fértil período de producción artística que, obviamente, incluyó el teatro.

Los jóvenes más avanzados forman entonces el grupo “Arte y Liberación” y el “Movimiento Cultural Universitario” (MCU), para elevar el nivel de conciencia de la población por medio del arte. En lo concerniente al teatro podemos destacar aquí a Rafael Villalona, Delta Soto y Miguel Alfonseca.

De un modo particular, durante los siete meses que duró el gobierno del PRD, encabezado por el profesor Juan Bosch, se hizo hincapié en el desarrollo de las artes y las letras.

Pero el 25 de septiembre de 1963 Bosch fue derrocado por medio de un golpe de Estado que instaló en el poder a un gobierno colegiado, el Triunvirato.

El 9 de enero de 1964, Franklin Domínguez montó “Se busca un hombre honesto” y “Tribunal de confiscaciones”, abarrotando el Palacio de Bellas Artes, llevando el montaje, posteriormente, a todo el país, estableciendo un record que no ha sido superado.

Las razones de un éxito tan marcado hay que buscarlas en que ambas obras recogían de manera aguda las palpitaciones sociales del momento, ridiculizando los políticos corruptos.

El auge no se detiene y otros directores y dramaturgos continúan llevando a escena de un modo sistemático producciones de cierta calidad. Entre ellos, cabe citar a Don Rafael Gil Castro, Máximo Avilés Blonda e Ivan García.

Todo ello, a pesar de la represión imperante durante el triunvirato.

Pero, a su vez, el triunvirato es hecho saltar en pedazos por la ira popular el 24 de abril de 1965, iniciándose la “guerra patria”, a consecuencia de la segunda intervención norteamericana a Santo Domingo, que comenzó el 28 de abril del mismo año.

En plena guerra, artistas revolucionarios formaron el “Frente de Artistas y Escritores Constitucionalistas” que se dedicó a mantener en alto la moral de los combatientes revolucionarios, defendiendo la soberanía nacional. Durante este período varios de estos artistas se dedican a recorrer los distintos “comandos”, pequeñas unidades de combate, con pequeñas obras de carácter democrático.

Concluida “la guerra de abril” e instalado el gobierno provisional de García Godoy se produjo en la Universidad Autónoma de Santo Domingo un gran salto cualitativo, al tomar el control de la academia las fuerzas más progresistas. Fue de esta manera que, a partir de principios del año 1966, se decidió dar un gran impulso a las artes, formándose el coro y la rondalla universitaria, así como el Grupo de Teatro de la UASD”, bajo la dirección de Máximo Avilés Blonda.

Y, en 1969, al regresar de la URSS, Rafael Villalona fundó, junto a Delta Soto y otros actores, el grupo Nuevo Teatro que se convirtió en la primera y más importante agrupación teatral, desde el mismo momento en que comenzó sus actividades, montando en Bellas Artes “Los ojos grises del ahorcado”, de Rafael Añez Bergés.

En el mismo 1969, Joseph Cáceres, por medio del Teatro Estudio del Movimiento Cultural Universitario, presentó Tataibá.

Numerosos directores prosiguieron desarrollando el teatro en el país, entre los que merece citarse a Niní Germán, Iván García, Giovanny Cruz, Bienvenido Miranda, Maricusa Ornes, Reynaldo Disla y Jaime Lucero.

También, Rubén Echavarría, Flor de Bethania Abreu, Germana Quintana, Onix Báez, Ignacio y Basilio Nova, Manuel Chapuseaux, Angel Mejía y Danilo Tavera.

Salvador Pérez Martínez, por su parte, formó el Teatro Rodante, montando “Este cura” y “La farsa justicia del señor corregidor”, obras con las cuales ha recorrido varias veces el país.

A comienzos de los años 70s el actor y director venezolano Rómulo Rivas montó “El hombre de la rata” y, desde entonces, inició una fructífera labor de divulgación teatral. Fruto de este esfuerzo fueron los grupos “Gayumba”, “Gratey” y “El tercer grupo” que dieron un gran impulso al arte escénico.

En el mismo 1975 Jimmy Sierra había formado el grupo “Proyecciones” que inicia el teatro popular callejero en el país, mediante las “Jornadas de Teatro en la Calle”. Y en febrero de 1976, aniversario del nacimiento del padre de la patria presentó “Duarte Musical”, comenzando el teatro musical en el país y obteniendo el primer premio del I Festival de Teatro organizado por la Secretaría de Educación, coordinado por Frank Lendorf y Víctor Pujos. Sierra inició en este grupo, en la parte musical, a Julio Sabala quien saltaría desde aquí al circo “Los muchachos” y, luego, a la fama mundial.

Jaime Lucero, con su Teatro Popular Folkórico Dominicano pone en escena “Cuentos del callejón de la Yaya” y, más tarde, “Los gavilleros”, ambas con gran éxito.

Reynando Disla, es uno de los creadores más fértiles, no solamente como director, sino también como dramaturgo, ofreciendo una amplia producción, con títulos que incluyen “Callejón tres casa cinco”, “Del público”, “Rudi” y “Bolo Francisco”, que mereció el premio del concurso Casa de Las Américas, en el área de Teatro.

Haffe Serulle dirigió el Teatro UASD y, desde allí, desarrolló una importante labor, continuando la mejor tradición del teatro de avanzada. Entre sus éxitos más aclamados figuran “El caso Jacobo”, -en colaboración, y la “Leyenda de un pueblo que nació sin cabeza”.

Ramón Pareja, de su lado, es otro ejemplo de directores extranjeros que han venido al país a hacer teatro. Su montaje de “Marat-Sade” fue el más aplaudido durante mucho tiempo. A este le siguió “La cocina”, con menos repercusión. Sin embargo, su versión de “Sueño de una noche de verano” le valió varias censuras: algunos le acusaron de plagiar el esquema escenográfico de “Cementerio de automóviles”. Y, peor aún, creó una situación de crisis al exigir que, para hacer el montaje, se desmantelara por completo la sala principal de la Cinemateca Nacional –en ese momento en suspenso. Como consecuencia de esto se quitaron todas las butacas del local y varios camiones cargados de arena terminaron por transformar la cinemateca en un lugar baldío. La cinemateca, después de este montaje, desapareció durante casi quince años, reapareciendo apenas hace unos meses.



EL GRUPO TEATRAL MÁS IMPORTANTE

Cuando regresaron al país, en 1969, Rafael Villalona y Delta Soto se propusieron “hacer del actor un profesional”. Para ello, introdujeron el método de Stanislavsky que cambió radicalmente la forma de hacer teatro en la República Dominicana.

La primera demostración en este sentido la ofrecieron al enriquecer de manera dramática un texto de Rafael Añes Bergés, “Los ojos grises del ahorcado”. A continuación, abordaron una serie de obras, técnicas y autores con un éxito mayor. Entre estas obras puede citarse a “Pirámide 149”, “Los invasores”, “Proceso por la sombra de un burro”, “La ópera de tres centavos”, “Las sillas”, “Casa de muñecas” y “Un tranvía llamado deseo”.

Además de ser el grupo de teatro de más calidad del país, Rafael Villalona, su director, ocupa el primer lugar entre los directores dominicanos de todos los tiempos.



EL DRAMATURGO MÁS IMPORTANTE

Franklin Domínguez tiene más de cincuenta años dedicados al teatro, participando de todas las faces del proceso creativo: elaboración de la obra, actuación y dirección, destacándose en todas ellas. Ha escrito más de 70 obras, ha actuado en más de 500 y dirigido cerca de 60.

Ha ganado ocho veces el Premio Nacional de Teatro.
Sus obras han sido montadas en todos los continentes.
Su obra más premiada es la comedia “La broma del senador”, traducida a varios idiomas.
Su monólogo “El último instante” fue traducida al chino.





 

 

 

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

 

 

 

Revisado: January 14, 2009
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 

 

 

 

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
 free hit counter