Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

AUGUSTA BARREDA

JOHANNA HAMMAN

LUIS LAMA

MARIO URTEAGA

FERNANDO DE SZYSLO

TILSA TSUCHIYA

VENANCIO SHINKI

VICTOR DELFÍN

 

 

 

LA OBRA DE UREÑA RIB

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

DEL LIBRO FÁBULAS URBANAS

 

OBRA PICTÓRICA

ABSTRACCIONES

ALEGORÍAS

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

DIBUJOS

FIGURACIONES

FORTUNA

ONÍRICA

LÚDICA

ORÁCULOS

DADORAS

NINFAS

OCEÁNICA

ORGÁNICA

DEL LIBRO DECIR LA PIEL

 


 
 
PINTURA PERUANA

 

LOS MONSTRUOS SAGRADOS DE

TILSA TSUCHIYA

Fernando Ureña Rib

 

 

 

 

 

TILSA TSUCHIYA GRAN PINTORA PERUANA

No he logrado encontrar en las ondas, ni en la red, las  imágenes de la gran pintora peruana Tilsa Tsuchiya, y sin embargo la memoria de esas imágenes es imperecedera. Recuerdo la manera sensual, idílica de sus monstruos deformes que despiertan en nosotros el mundo de los sueños como sólo el buen arte es capaz de hacerlo.  A mí me parecieron estas imágenes dantescas, como una apología del limbo o del purgatorio. Sin embargo no se trata de monstruos occidentales, demoníacos o infernales. Lejos de eso, los monstruos de Tisla son monstruos amables, indefensos quizás, que despiertan en el espectador ciertas ternuras. Y por supuesto, en cuanto al oficio mismo de pintar, Tilsa nos hace que miremos su obra con respeto profundo y admiración.

Muchas de sus imágenes son inspiradas en leyendas de pueblitos peruanos, como nos explica Marilú Yong Tusuchiya:

 "Sus personajes son seres metafísicos, no monstruos, algunos representan la fertilidad, otros el amor sin necesidad de lo físico, también se basaban en leyendas de pueblitos de la serranía peruana...Ella decía q dentro de cada cuadro estaba parte de ella y que a veces le daba vergüenza que los vieran; sentía que otros podrían ver su intimidad, sus secretos, su privacidad. Tilsa, fue una persona llena de misticismo, de sensualidad, de pasión. Un gran ejemplo como artista, mayor exponente de la pintura peruana.

Apacible y fuerte, Tilsa Tusuchiya no fue nunca ajena al dolor humano ni a la esperanza. Tilsa Tsuchiya involucra tantos aspectos del sentimiento humano, que es imposible un análisis o un juicio donde no esté presente una cierta complicidad o parcialidad de parte del espectador que comprende de inmediato el juego de emociones propuesto. Así llegamos a  identificarnos con esas imágenes grotescas y desoladas. Con el lado oscuro y oculto que llevamos dentro y que aparece a veces en el crítico instante de la pesadilla.

Fernando Ureña Rib

 



Tilsa es un nombre hermoso y no esta distante de la serena vida que esta artista produce en su lienzos. Cuando acudimos a la clausura del año académico de 1959 en la Escuel a Nacional De Bellas Artes, habíamos quedado sorprendidos por la espontánea simpatía con que los compañeros de Tilsa celebraron su obtención de la Gran Medalla de Honor, otorgada por primera vez en ese centro de estudios.
Y no era de extrañar el cariño que por ella siente sus colegas. La admiración y el cariño siempre van unidos y pudimos comprobar que la confianza que todos tiene de la Escuela en las proyecciones de esta joven artista en la pintura peruana, va pareja con el aprecio que despierta como persona. Casi tímida, posee, sin embargo una definida personalidad en la cual resalta su extrema sencillez y moderación.

Anita Kipp

"Es que la obra de Tilsa era fascinante por su técnica, por su manera de aplicar la pincelada, era un toque de pincel muy corto, y que iba produciendo gradaciones de uno a otro color, estos tipos de sfumatos y «veladuras» a la manera de los antiguos cuadros chinos y japoneses de los años 1,000 más o menos. Me parece que, aunque el mundo de Tilsa era supuestamente andino, la bruma de sus cuadros corresponde más a la bruma, la neblina de Lima. El mundo de Tilsa «me tocó» bastante, y en mis primeras obras eso se manifiesta de modo más directo, porque el reflejo es muy inmediato, es decir, por ejemplo, si ella hacía peces yo también hacía peces. Después las cosas se fueron decantando, fui afirmando mi originalidad y mi lenguaje mediante la investigación, y los motivos iniciales se fueron transformando en fardos, en paquetes, envolturas... y en mi caso, ese misterio visual de los paisajes de Tilsa, que me había impresionado, empezó a convertirse en el misterio de las cosas, del objeto, en el no otorgar fácilmente el objeto al espectador sino más bien «escamotearle» un poco de su presencia; y aunque el dibujo era muy evidente y nítido, no se sabía qué cosa era. El aspecto técnico estaba influenciado por Milner Cajahuaringa, y el legado de Tilsa se desvaneció más pronto; pero actuó como una base bastante fuerte en mis inicios.

LEONCIO VILLANUEVA (1947-) PINTOR PERUANO

 

FICHA DEL MUSEO

 

Tilsa Tsuchiya - Lima (1936)

 

Breve Biografía


En el puerto de Supe, en 1936, nació esta pintora, de padres extremo-orientales. Su formación artística la cumplió en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes del Perú de donde egresó en 1959 con Medalla de Oro. Siendo todavía alumna ganó el Segundo Premio del "Salón Municipal" del año 1957 y participó en el envío peruano a la "Primera Bienal de la Juventud" convocada en París en 1958. Se distinguió pues, desde su inicio, por su singular personalidad con un estilo muy propio, que en esos años se presentaba con imágenes figurativas de cierto sabor sintetista: planas, delineadas con márgenes claros y precisos, dibujísticos, que encerraban áreas de color sin claro-oscuro, ni modelado volumétrico, cargadas de un simbolismo a veces dramático: pero siempre significativo, que adoptaba una aproximación a la visión surrealista del universo externo como proyección del suyo propio Interno. Este “yo personaI” proyectándose al "yo universo" accesible a "los otros" como imagen del "yo individual", es el que Tilsa a quien se le conoce por el nombre más que por el difícilmente pronunciable apellido- ha expuesto como maduración de su filomorfia personal y su voluntad de comunicación, después de una estadía de un buen número de años en París, adonde viajó en los primeros años de la década del 60, permaneciendo allá hasta " 1975, en que radica nuevamente en Lima.

Se trata pues de una creadora de formas muy singular entre cuyos méritos cabría señalar el que habiendo vivido en la vorágine de los "ismos" parisinos percibiendo las mutaciones, los antagonismos sucesivos y las negaciones de unos suplantando a los otros; y otros a éstos, todos ellos tratando de anularse y pretendiendo ser "la voz última y definitiva de la verdad", tuvo la sorprendente personalidad, siendo, como toda joven, naturalmente permeable a las peregrinas novedades, mantenerse fiel a su propia visión: preservarla, depurarla y orientarla dentro de la voluntaria dirección de su espíritu. Esto denuncia personalidad, temple, vigor, que no es de ninguna manera físico, sino mental y temperamental. Así es también su pintura: delicada, tenue, asociada con imágenes de sueño y hasta de pesadilla, con alguna cargazón de erotismo contenido y simbólico; expresado en una temática misteriosa ya la vez clara, alusiva, casi hasta peligrosamente literaria; pero detenida justo en el límite de lo permisible.

Su colorido, extremadamente bello y refinado, así como sus formas mismas, nos traen al recuerdo las delicadezas de alusión y elusión del arte chino-japonés, cuyo ancestro corre por sus venas. Si fuera imperioso calificar la obra de Tilsa con una sola palabra ésta sería: calidad.
 

TOMADO DE ARTE PERÚ

 

 

 

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory
Privacy Policy | Terms of use | Help | Contact Us | Report Abuse
© Latin Art Museum 2006. Design and developed by comuniQue.  
free hit counter