Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib  

ARTE GUATEMALTECO

 

ALEJANDRA MASTRO

CARLOS MÉRIDA

CARLOS VALENTI

CESAR BRAÑAS

ELMAR ROJAS

ELSIE WUNDERLICH

ERWIN GUILLERMO

ENRIQUE GÓMEZ CARRILLO

ENRIQUE JUAREZ TOLEDO

EUGENIO FERNÁNDEZ GRANELL

ISABEL RUIZ

LEOPOLDO ALAS (CLARÍN)

LUCÍA ROHRMAN

MAGDA EUNICE SÁNCHEZ

MANOLO GALLARDO

MARCO AUGUSTO QUIROA

MARÍA DEL CARMEN OSSAYE

MARÍA EESKENASY

MARIO MONTEFORTE

MIGUEL ÁNGEL ASTURIAS

RAMÓN BANUS

ROBERTO CABRERA

ROBERTO GONZÁLEZ GOYRI

ROBERTO OSSAYE

RODOLFO ABULARACH

RUDDY COTTON

VERÓNICA RIEDEL

 

 

 

LA OBRA DE UREÑA RIB

CUENTOS

LA INICIACIÓN

CELAJES

MALENANORADA

EL NAHUAL

PULPO A LA GALLEGA

LA PORTEÑA

LA TOSCANA

LA PUTANA DE PERPIGNAN

LA TORRE VIGILADA

LA SOLUCIÓN EN EL OMBLIGO

LA VENUS DE TABOGA

VIENTOS DEL NORTE

LA VINDICACIÓN DE OMAR

EL ABRAZO

 

OBRA PICTÓRICA

 

PINTURA GUATEMALTECA

 

LO INSÓLITO DEL VIAJE EN

VERÓNICA RIEDEL

FERNANDO UREÑA RIB / CAROL DAMIÁN

 

 

 

 

 

LO INSÓLITO EN LAS PINTURAS DE VERÓNICA RIEDEL

 

Las imágenes suspendidas de Verónica Riedel son las mismas que habitan los predios del sueño, es decir, de lo insólito. Esta artista guatemalteca trabaja ciertos símbolos, situándolos fuera del contexto habitual, cambiando el espectro cromático generalmente utilizado y desarticulando en esos objetos lo que nosotros pensábamos que sabíamos sobre ellos.

Sus imágenes se sustentan por sí mismas, y podemos tomarlas en el sentido propio o natural de las cosas o, en vez, irnos con ella a jugar a los símbolo.  Asistir con ella a vivir esa exploración intensa que de nuestra capacidad de imaginar, es decir, de fabular.

Porque además, en las imágenes insólitas de Verónica Riedel interviene siempre la duda. Aquella, la de  Magritte. ¿Es lo que vemos lo que es, o es esa otra cosa que imaginamos ser?

Verónica Riedel nos deja realizar ese magnífico ejercicio primigenio de la duda, pero también nos permite nombrar (ese don que Dios da al hombre de condición paradisíaca) y así podemos asignar una palabra inaudita a ese ser que recorre con nosotros el viaje de sus sueños. Puede tratarse de un pez o de un ser elegido por ella entre el vasto reino animal y elevado, con particular y personal encanto a la categoría de símbolo.

FERNANDO UREÑA RIB


Verónica Riedel

El Viaje
 

Carol Damián
 



Las obras de la artista guatemalteca Verónica Riedel, de ricas texturas y ejecutadas con técnicas mixtas, hacen referencia a los viajes de la vida como si se tratara de poemas visuales colmados de las rítmicas cadencias de signos y símbolos. Algunas de sus pinturas incluyen escrituras, algunas legibles y otras no, y otras presentan marcas que conjuran elementos en diferentes estadios entre el ser y el no ser.

Los objetos que describe pueden ser referencias obvias a ese viaje-botes, canoas, relojes, hojas temblorosas y semillas ávidas de regeneración. Las texturas representan a la tierra, lo tangible; las figuras geométricas representan valores, o sea, lo intangible.

Tanto unas como las otras representan símbolos del paso a través de la vida con el que todos los seres se enfrentan mientras se esfuerzan por alcanzar un objetivo o meta final y concretar sus propias esperanzas y aspiraciones. Para muchos, se trata de la gloria celestial o de una existencia espiritual superior; para otros, se trata de algo menos perceptible.

El viaje requiere una preparación tanto espiritual como física, y la búsqueda de este equilibrio es lo que informa la obra de Riedel. Los signos y símbolos que aparecen en las pinturas de Verónica Riedel, y de hecho en las obras de muchos artistas a lo largo de la historia, le permiten al espectador ir mucho más allá de lo que le permitirían las palabras en su aproximación a los aspectos más místicos y efímeros de la vida.
 

La pintura actúa como un lenguaje verbal que capta los estadios primigenios del pensamiento, y en las superficies de texturas toscas de las obras de Riedel, las marcas remiten al más primitivo de los impulsos humanos. Dominadas por las tonalidades de la tierra, cuyo fin es resaltar su relación con los fenómenos de la naturaleza, cada una transmite un mensaje acerca de la vida. Al mismo tiempo, su rudimentaria naturalidad, sumada a los objetos casi banales que comparten la composición, deriva en un efecto "no arte" que enmascara la sofisticación de la técnica y la elocuencia del mensaje inherentes a cada imagen. Las configuraciones aparentemente fortuitas de las superficies cubiertas de collages que semejan guijarros, palos, sogas, figuras grabadas y marcas prehistóricas han sido, en realidad, cuidadosamente diseñadas para inspirar al espectador y que éste contemple un sistema personal de valores que afecta nuestras elecciones a lo largo del viaje de la vida.


 

 

Verónica Riedel

THE JOURNEY


The richly textured mixed media works of Guatemalan artist Veronica Riedel make reference to the journeys of life like visual poems replete with the rhythmic cadences of signs and symbols.
Some of her paintings have writings, some legible, some not, and others have markings that conjure things at different stages between being and non-being.


The objects she describes may be obvious references to that journey ? boats, canoes, clocks, trembling leaves, and seeds eager for regeneration. The textures represent the earth, the tangible; geometric figures signify values, the intangible. All exist as symbols of the passage through life that everyone encounters as they strive toward an ultimate objective or goal and their own hopes and aspirations. For many that is heaven or a higher spiritual existence; for others it is less perceptible.


The journey requires preparation that is as spiritual as it is physical and the search for balance is what informs Riedel's work.


The signs and symbols that appear in Veronica Riedel's paintings, and indeed in the works of many artists throughout history, allow the viewer to go much further than words do in approaching the more mystical and ephemeral aspects of life. Painting acts as a verbal language to capture the primal stages of thought and in the roughly textured surfaces of Riedel's works, markings refer to the most primitive of human impulses. Dominated by earth tones to enhance the relationship to the phenomena of nature, each delivers a message about life.


At the same time, their rudimentary directness, coupled with the almost banal objects that share each composition, have a non-art effect that disguises the sophistication of technique and eloquence of message that are intrinsic to each image. The seemingly accidental configurations of collaged surfaces resembling assemblages of pebbles, sticks, ropes, glyphs, and prehistoric markings are actually carefully composed to inspire the viewer to contemplate a personal value system as it affects the choices one makes through the journey of life.

--Dr. Carol Damian


 

 

 

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: May 21, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

 

 
 free hit counter