Pintura Orgánica de Fernando Ureña Rib

 

 

 

 

 

 

UREÑA RIB 

 

 

 

ABSTRACCIONES

ALEGORÍAS

AMAZONAS

CRISÁLIDAS

CRÍTICAS

COLSON

CONCEPTUAL

DADORAS

DIBUJOS

ECLÉCTICA

EUROPA

ERÓTICA MARINA

ESTÉTICA

ÍNTIMA

FIGURACIONES

FORTUNA

FULGURANTES

ONÍRICA

LITÚRGICA

LÚDICA

METAMORFOSIS

MITOLÓGICA

MUSEO

MUJER

NINFAS

OBRAS

OCEÁNICA

ONÍRICA

ORÁCULOS

ORÁCULOS

ORGÁNICA

ÓRFICAS

OTOÑO

PASIONES

POLÍTICA CULTURAL

DADORAS

OCEÁNICA

TEXTOS

TRÓPICO

 

 

CUENTOS

 

LIBROS DE UREÑA RIB

LITERATURA LATINOAMERICANA

ANDRES L. MATEO

AMADO NERVO

ANTONIO FERNÁNDEZ SPENCER

CARLOS FUENTES

ENRIQUILLO SÁNCHEZ

ERNESTO SABATO

JEANNETTE MILLER

JOSÉ ALCÁNTARA ALMÁNZAR

JOSÉ MÁRMOL

JOSÉ RAFAEL LANTIGUA

JUAN BOSCH

JUAN JOSÉ ARREOLA

JUAN RULFO

JULIA ÁLVAREZ

JULIO CORTÁZAR

FERNANDO UREÑA RIB

FRANKLIN MIESES BURGOS

GABRIEL GARCIA MARQUEZ

LEOPOLDO LUGONES

MARIO BENEDETTI

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

MANUEL DEL CABRAL

MANUEL RUEDA

MARIO VARGAS LLOSA

MARTA TRABA

OCTAVIO PAZ

PABLO NERUDA

PEDRO HERNRÍQUEZ UREÑA

PEDRO GRANADOS

PEDRO MIR

PEDRO PEIX

HILMA CONTRERAS

RITA INDIANA HERNÁNDEZ

SALOME UREÑA 

 

 
Fernando
UREÑA RIB

 

 

 

 

NARRATIVA LATINOAMERICANA

 

VIENTOS DEL NORTE , VIENTOS DEL SUR

FERNANDO UREÑA RIB

 

 

 

 

 

VIENTOS DEL NORTE, VIENTOS DEL SUR

No han soltado las aguas. Nubes rojas se retuercen en silencio contra una pared albuminosa que segrega un líquido iridiscente y viscoso. Mi mano empuña una antorcha que busca imágenes en el infinito. Me siento pequeño y obedezco con toda sumisión impulsos desconocidos. El olor es dulce y penetrante. La habitación sigue inexplicablemente en penumbras. Tropiezo con el baúl y caigo. En el pasillo iluminado Dionis lee en voz alta, con esporádicos estallidos de risa, mientras camina hacia el punto de fuga de una perspectiva imposible como las de Eyscher.

No han soltado los vientos. La casa se llena poco a poco de un vapor tangible en el que se mezclan los olores del vino, el vaho de coles fermentadas, el aroma de la majorán, mejorana, de la yerbabuena y de almácigas. El silencio se convierte en un vacío inmenso y agobiante. Siento la presión en mis tímpanos. Mi mano izquierda ha encontrado tu mano.

Aura tiene los ojos cerrados, cubriéndose el rostro con las manos, temblando. No han cerrado las puertas y sin embargo esta muy oscuro. Solo tengo la antorcha y tu mano. Hemos sacado del baúl viejas bufandas, pulóveres, guantes, sobretodos, medias de lana, botas y nos hemos acurrucado usando mantas y cobijas. Comienzan los vientos. Los primeros, los glaciales. Cortantes, afiladísimos, silbantes, rugientes, amenazan derribarnos. Primero cayeron los anaqueles con mis libros, luego tus caracoles recogidos con paciencia en caminatas solitarias por las playas del mundo. Vi rodar mis pinturas. Retratos de la muchedumbre innominada, rostros de viajeros desconocidos. Muchachas desnudas que pude haber amado si tal vez hubiera dicho una palabra.

Noto con qué facilidad pueden desmoronarse los ideales de libertad. Hay que cerrar las puertas. Caminamos con dificultad espantosa, de espaldas al viento, empujándonos con las manos, revolcándonos, asiéndonos a los entrepaños del corredor, sobrecogidos de angustia.

Dionis, de regreso, ha cerrado las puertas. Aliviados empezamos a despojarnos de las ropas de invierno y a buscar agua tibia para los pies helados. Dionis manipula sin prisa palancas, timoneles, brújulas y bielas, aun con el libro debajo del brazo. Él ha dicho que abrirá las puertas de todos los vientos. Los del Norte y del Sur, los alisios, los terrales, que soltará las corrientes de agua y el harmatán. Que dejará escapar tifones, ciclones, tornados, remolinos.

Aun tengo tu mano, pero te siento distante. Respondes con un ademán de la cabeza cuando Dionis advierte que debemos permanecer dentro de los límites. Descubro en tu rostro una serena melancolía que hace que tus ojos naveguen en una secreta luz interior que no alcanzaría a describir. Permaneces tranquila, lejana. Tan lejana que no sé si estas aquí conmigo y dudo ahora de si es tu mano la que tengo entre las mías en esta oscuridad que reempieza.

Se escucha un rumor inmenso, sordas detonaciones y un rugido amplio y grave que inunda los sentidos. Han soltado las aguas.

 

FERNANDO UREÑA RIB

FÁBULAS URBANAS

 

 

Ureña Rib has seen his work exhibited around the World and holds a prominent position on the Art scene in his own country, but he admits to be particularly drawn to Montreal, which he visits annually. Renting a studio in the downtown Belgo Building, he immerses himself enthusiastically in the creative and diverse atmosphere of Montreal producing here his works.

FERNANDO URENA RIB

ART STUDIO

 

 

CONTACT INFORMATION

  

 

Revisado: May 21, 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED

 

 

 

Home Contact us Search for Artists profiles Latin Artists Directory

© Latin Art Museum 2006.
 free hit counter